Escucha esta nota aquí

El título ya es de Bolívar. La academia paceña, dirigida por César Vigevani, se coronó como el mejor equipo del país al sumar 54 puntos, luego de ganarle a Oriente (1-2) en el Tahuichi. El título llegó a dos fechas del final, gracias a la gran actuación del argentino Marcos Riquelme, autor de los dos goles celestes que desataron el festejo de sus hinchas. El partido acabó a los 89’ porque los ‘barras’ albiverdes lanzaron petardos sobre el arquero visitante.

Así celebraron en el Prado paceño 

Lo de Bolívar no admitió discusión, fue el mejor equipo de lejos, salió desde atrás y no aflojó en el ‘sprint’ final para alzarse con su corona número 23 de la era profesional. La conquista llegó en un momento justo, ante un Oriente desdibujado que cedió en los momentos clave y que lo terminó pagando caro. En las dos jugadas de gol, Riquelme le ganó el mano a mano a Raldes. Más atrás quedaron Nacional Potosí, The Strongest y Blooming.

En la etapa inicial, Bolívar golpeó gracias al oportunismo de Marcos Riquelme (39’). El tiro de esquina de Juan Carlos Arce le permitió al argentino anticiparse a Ronald Raldes y rematar a disposición para salir festejando como loco. Hasta ahí el título se hacía realidad. Oriente reaccionó poco después a través de ‘Ricky’ Áñez, sin embargo, en ambas ocasiones no tuvo puntería para lograr el empate. En las graderías los hinchas celestes disfrutaban.

Un remate de Sperduti, tras centro de Pérez, y una arremetida de Castillo, fue lo primero que generó el local, sin embargo, le costó adueñarse del juego porque Bolívar apostó por recuperar y salir a través del ‘Conejo’ que buscó la segunda jugada con Juan Miguel Callejón. Por cierto, el español, a los 25’, exigió a Quiñónez con un tiro libre que por poco y la clava en el ángulo derecho del meta albiverde. El duelo era de ida y vuelta y sin tregua.

En el complemento el partido siguió subiendo de tono porque Castillo y Sperduti volvieron a avisar, aunque luego Marcos Riquelme (70’) volvió a dejar en silencio el Tahuichi. Una arremetida por izquierda y tras sacarse de encima a Raldes, el argentino definió de globito ante Quiñónez para el 0-2 parcial. El título se hacía cada vez más real y Bolívar lo siguió construyendo. Aunque luego se fue Arce y Callejón, el equipo no se metió.

Festejo en el Tahuichi tras el pitazo final 

Descontó Oriente a través de Julio César Pérez (77’) y luego insistió a través de John García, sin embargo, el empate jamás llegó. Bolívar siguió aguantando para luego festejar. A los 89’ el partido tuvo que acabar porque los ‘barras’ albiverdes lanzaron petardos sobre el arquero Saidt Mustafá lo que obligó a que el juez José Jordán diera por finalizado el duelo. A partir de ahí se desató el festejo de los jugadores en la cancha y del casi millar de hinchas celestes en el estadio.