Escucha esta nota aquí

Bolivia versus Chile. Un partido con sabor especial, sin duda. Un clásico para el fútbol nacional en competencias internacionales. Es de esos partidos que despiertan un interés distinto, mayor, como cuando toca enfrentar a Argentina.

La rivalidad nació por los motivos extrafutbolísticos que todos conocen y son de vieja data. Hoy aquel tema quedó en el olvido, no genera rencores, pero lo futbolístico reflota en cada eliminatoria, como en este caso.

El hincha quiere que la selección gane sí o sí estos partidos, por una cuestión de orgullo. No hay otros encuentros en el contexto sudamericano que generen este tipo de interés, ni siquiera con Paraguay, con el que Bolivia tuvo también un conflicto bélico. Eso forma parte de una triste historia, nada más.

Es un duelo con hechos anecdóticos, como la indumentaria de Bolivia luciendo la leyenda “Viva Chile” como saludo y homenaje al anfitrión del Sudamericano de 1945, tal como lo había hecho en Uruguay en 1930, con ocasión de la primera Copa del Mundo (“Viva Uruguay”); el “te la comiste vasco” tras la derrota (1-3) en La Paz, en junio de 1993, con un Xabier Azkargorta recién llegado, rumbo a la Copa América de Ecuador; el del zurdazo de Mauricio ‘Tapera’ Ramos que significó el triunfo en Paisandú, Uruguay, por la Copa América 1995; el festejo “nadando” de Carlos Saucedo en el empate en Coquimbo (2-2), tras anotar el segundo gol; el empate 0-0 que acabó en derrota en mesa por la actuación irregular de Nelson Cabrera; y, la última, un par de jugadores que siguen la huella de sus padres.



ÚNICO TRIUNFO EN CHILE
21 de septiembre de 1994. Despedida de Xabier Azkargorta, que dejaba la selección nacional para luego dirigir a Chile. Bolivia se impuso por 2-1 en el estadio Nacional de Santiago, con goles convertidos por William Ramallo y Mario Pinedo.


Siempre hubo una relación futbolística entre ambos países. De Chile no llegaron muchos jugadores a Bolivia, pero sí fueron varios de aquí a equipos trasandinos, y en la mayoría de los casos dejaron buenos recuerdos. La lista es larga, pero los casos emblemáticos son los de Marco Antonio Etcheverry, Julio César Baldivieso y Milton Melgar.

La gran campaña en las eliminatorias del Mundial de Estados Unidos 1994, les abrió las puertas. Los primeros en emigrar fueron Milton Melgar (Everton, 1992 y Cobreloa, 1994/95), Álvaro Peña (Temuco, 1993), Marco Antonio Etcheverry (Colo Colo, 1995) y Ramiro Castillo (Everton, 1996). Después fueron Julio César Baldivieso (Cobreloa, 2001), José Carlo Fernández (Universidad de Chile, 2006 y Melipilla, 2007), Milton Coimbra (O’Higgins, 2007), José Alfredo Castillo (O’Higgins, 2007) y Carlos Tordoya (Cobreloa, 2009).

En esta última época lo hicieron Moisés Villarroel (Universidad de Chile, 2015), Bruno Miranda (Universidad de Chile, 2016), Carlos Lampe (Huachipato, 2016/18), Henry Vaca (O’Higgins, 2016), Mateo Zoch (Huachipato, 2017), John García (Huachipato, 2018 y La Serena 2018) y Pablo Pedraza (Barnechea, 2020).

Este año Alejandro Chumacero y Luis Haquín fueron contratados por Unión Española y Melipilla, respectivamente. Chumacero, ausente en la actual convocatoria a causa de una lesión que lo deja fuera de este cotejo y de la Copa América.

Bolivia y Chile jugaron por primera en 1926, por el campeonato Sudamericano que se llevó a cabo en Santiago, donde ambas selecciones sostendrán su enfrentamiento número 46, el martes, por la séptima fecha de las eliminatorias de la Copa del Mundo a Catar 2022.

El equipo nacional alineó a Jesús Bermúdez, Casiano José Chavarría, Diógenes Lara, Jorge Soto, Renato Sainz, Eliseo Angulo, Carlos Soto, Rafael Méndez (Capitán), Teófilo Aguilar, José Bustamante y Mario Alborta. Director técnico: Jorge Luis Valderrama.

Fue goleada chilena. Bolivia empezó ganando con gol de Teófilo Aguilar en el minuto 4, pero reaccionó Chile y ganó con contundencia.

Disputaron varios amistosos. Diecisiete hasta la fecha, incluyendo aquellos de la Copa Leoncio Povoste, disputada en julio de 1973. De estos duelos, Bolivia ganó 1 y empató otros 2, el resto los perdió.

El primer triunfo lo logró en 1950, previo al Mundial de Brasil. Bolivia se impuso por 2-0 en La Paz, con goles de Leonardo Ferrel y Mario Mena.

La selección alineó a Eduardo ‘Chembo’ Gutiérrez, José Bustamante, Duberty Aráoz, René Cabrera, Antonio José Valencia, Leonardo Ferrel, Celestino Algarañaz (Víctor Brown), Víctor Agustín Ugarte, Mario Mena, Benigno Gutiérrez y René Valdez (Benedicto Godoy). DT: Félix Deheza.

Siete de los dieciséis partidos se disputaron en Bolivia, cuatro en La Paz, dos en Cochabamba y uno en Santa Cruz. Este último fue un junio de 1989 en el estadio Tahuichi Aguilera y acabó con victoria chilena por 1-0.

Bolivia formó ese día con Luis Galarza, Romer Roca, Ricardo Fontana, Eligio Martínez, Marciano Saldías, Carlos Arias, Milton Melgar (Fernando Salinas), Erwin Sánchez, Marco Antonio Etcheverry, Roly Paniagua (Álvaro Peña) y Arturo García. DT: Jorge Carlos Habegger.



EL FESTEJO FAMOSO
Carlos Saucedo anotó el segundo gol de Bolivia ante Chile en
el amistoso que se jugó en Coquimbo, en octubre de 2014,y
celebró el gol “nadando” en alusión al problema marítimo.



A la fecha, disputaron 45 partidos, de los cuales la selección boliviana ganó 7, empató 8 y perdió 30, convirtió 46 goles y le hicieron 111 goles, con una diferencia negativa de 65 tantos.

Por las clasificatorias, se encontraron en 14 ocasiones, con 9 derrotas bolivianas, 2 empates y 3 victorias conseguidas en La Paz. En Chile, fueron 6 triunfos para el dueño de casa y un empate (2-2), en 2001, por las eliminatorias del Mundial Corea/Japón 2002.

El día de la igualdad, en agosto de 2001, alineó a Mauricio Soria, Óscar Sánchez, Ronald Raldes, Marcelo Carballo, Gonzalo Galindo, Richard Rojas, Raúl Justiniano, Julio César Baldivieso, Milton Coimbra y Líder Paz (Percy Colque). DT Jorge Habegger. Goles de Baldivieso, de penal, y Coimbra.

Bolivia solo ganó una vez de visitante. Fue en la despedida de Xabier Azkargorta de la selección boliviana, en un amistoso disputado el 21 de septiembre de 1994, en Santiago, que acabó 2-1, con goles de William Ramallo y Mario Pinedo.

Logró ese histórico triunfo con Darío Rojas, Óscar Carmelo Sánchez, Juan Manuel Peña, Marco Sandy, Miguel Ángel Rimba, Carlos Borja (Modesto Soruco), Vladimir Soria, Milton Melgar, Julio César Baldivieso (Henry Vaca Rivero), Juan Carlos Guzmán (Mario Pinedo) y William Ramallo (Raúl Gutiérrez).

Este martes, tendrán la oportunidad de jugar este partido Rodrigo Ramallo y Henry Vaca Urquiza, hijos de William y Henry Vaca Rivero.

El último recuerdo de partido por eliminatorias es positivo por lo ocurrido en la cancha. El encuentro finalizó empatado sin goles, pero después lo perdió “en mesa” por la situación irregular del paraguay-boliviano Nelson Cabrera, en septiembre de 2016.

De aquel equipo siguen Carlos Lampe, Juan Carlos Arce y Marcelo Martins, que fueron titulares, además de Edwin Saavedra, Diego Bejarano, Enrique Flores, y Diego Wayar, que estaban en el banco de suplentes.

También estarán en cancha jugadores con pasado y presente chileno. El mismo Lampe, ex Huachipato; Henry Vaca, que cumplió parte de su etapa formativa en el O’Higgins chileno; y Haquín, que juega en Melipilla.

La referencia más cercana de los encuentros entre chilenos y bolivianos es el del 27 de marzo pasado, que acabó con victoria a favor de los mapochinos por 2-1. Fue el amistoso en fecha FIFA.

Un 70% de los convocados para aquel compromiso estarán en esta fecha de eliminatorias. Aunque la formación titular será diferente, especialmente en la defensa, que tendrá otros zagueros centrales y una nueva disposición táctica, con línea de cuatro en lugar de cinco defensores.

Lo mejor del equipo nacional en el partido que se llevó a cabo en Rancagua fue el golazo de cabeza de Marcelo Martins (¡cuándo no!), con un frentazo inatajable para el arquero Claudio Bravo, que nuevamente estaría en el arco de la Roja en esta oportunidad.

Partido clave el de este martes, porque puede incidir en el futuro de ambas selecciones en estas eliminatorias. Entre las dos solo hay un punto de diferencia en la tabla. Chile ocupa el séptimo lugar con 5 unidades, uno más que Bolivia, que está octava en la clasificación.

Allí va Bolivia, ilusionada y entusiasmada luego de la victoria ante Venezuela, en busca de un futuro mejor.


SALUDO AL ANFITRIÓN
Campeonato Sudamericano de 1945. La selección boliviana
sale a la cancha con la inscripción “Viva Chile” en el pecho de
camiseta alternativa, en homenaje al anfitrión del certamen.





Comentarios