Escucha esta nota aquí

Tras instalarse en el hotel Intercontinental -ya en suelo venezolano-, la selección nacional se trasladó hasta el complejo del Caracas Sporting Club por la zona de El Peñón, donde el técnico César Farías ensayó el probable equipo que presentará ante Venezuela este jueves (18:00 hb). Al menos una variante se anticipa en cada línea, ya que el objetivo es afianzar un onceno que tenga su continuidad este 15 ante Haití, apuntando a las eliminatorias que arrancan en marzo.

Daniel Vaca estará en el arco y los carrileros serán Óscar Ribera y José Manuel Sagredo, los laterales que ocupó durante su etapa de interinato en 2018. Sagredo fue llamado a última hora tras las lesiones de Enrique Flores y Juan Pablo Aponte. En la zaga central es donde aparece la primera novedad, ya que junto a Adrián Jusino, Farías ha ensayado a Jefferson Ibáñez y Gustavo Olguín, buscando una variante mientras Luis Haquin (Puebla) se recupera de una rotura de ligamentos.

En el amistoso ante Ecuador, el volante Leonel Justiniano jugó en la zaga junto a Jusino, pero ahora lo más probable es que el de Wilster vuelva a la contención junto a Junior Sánchez. La otra opción en ese puesto es Diego Hoyos (Guabirá), aunque el de Blooming le saca ventaja por la continuidad que ha tenido en su juego. “Estoy aquí para ayudar”, dijo Sánchez antes de partir a Venezuela. Justiniano, entre tanto, admitió que su objetivo es estar bien y jugar donde el técnico lo requiera.

Más arriba como extremo por izquierda y con licencia para ser enganche, la apuesta es por Antonio Melgar (Wilster), decisivo cada vez que le tocó ingresar. Ante Ecuador jugó en ese lugar Fernando Saucedo, pero el cruceño se lesionó y ha perdido terreno. En el otro extremo es donde hay un par de dudas: la primera, colocar a Erwin Saavedra o Leonardo Vaca (ambos de Bolívar) para permitir que en ofensiva vayan Juan Carlos Arce (Bolívar) y Gílbert Álvarez (Bolívar).

La segunda es que Saavedra baje a la zona de volantes para que Arce sea extremo (ha jugado bien en ese lugar) y ser junto a Melgar los nexos para Álvarez cada vez que Bolivia se lance en ofensiva. “Hoy queremos sembrar una expectativa en el jugador nacional, que pueda ir por el arco rival, que se asocie con sus compañeros y que cree situaciones de gol en el arco contrario”, dijo Farías, sellando la idea que pretende buscar ante Venezuela.

Los llaneros, por cierto, tienen a todo su arsenal a disposición ya que el lunes, luego de medirse ante Bolivia, recibirán a Trinidad y Tobago. En estos días trabajaron también en la sede del Caracas y recién ayer se completó la delegación. El DT Rafael Dudamel convocó a jugadores como Tomás Rincón, Salomón Rondón o Wílker Fariñez, en procura de asentar la idea que se quiere para las eliminatorias ya que luego de los amistosos de octubre solo quedan los dos de noviembre.

Bolivia viajó ayer por la mañana con la idea de estructurar el equipo que en adelante jugará de local. El martes 15 el rival será Haití, en el Tahuichi de Santa Cruz, para seguir afianzando lo que Farías pretende. “Queremos salir a demostrar que tenemos iniciativa, que podemos tener llegada al arco contrario”, cerró Farías. Busca que Bolivia sea otra.