Escucha esta nota aquí

El fútbol boliviano vuelve atrás. Estalló una nueva crisis que tiene como primera consecuencia la paralización del campeonato de la División Profesional y que corre el riesgo de ser sancionada por FIFA y Conmebol.

La causa es el nuevo amparo constitucional interpuesto por el dirigente Robert Blanco contra el comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol a raíz de la sucesión presidencial, tras el fallecimiento de César Salinas en julio de 2020.

Diez clubes y ocho asociaciones que apoyan al titular de la entidad matriz, Fernando Costa, reaccionaron de inmediato haciendo conocer su protesta a lo que consideran la intervención de la justicia ordinaria en el fútbol.

“Ante la inseguridad jurídica e intromisión de la justicia ordinaria en el ámbito deportivo futbolístico, nos vemos en la obligación de paralizar el fútbol a partir de la octava fecha del torneo de la División Profesional en adelante y de manera indefinida, así como los torneos de la División de Aficionados. Esta determinación se la realiza en total rechazo y repudio, anunciando que acudiremos a instancias deportivas superiores para que esta mala práctica sea condenada y eliminada del ámbito jurídico deportivo”, indica la resolución los clubes The Strongest, Always Ready, Aurora, Real Santa Cruz, Nacional Potosí, San José, Palmaflor, Real Potosí, Independiente Petrolero y Real Tomayapo.

Los clubes Bolívar, Blooming, Oriente Petrolero, Wilstermann, Guabirá y Royal Pari, más la Asociación de Fútbol de La Paz, están a favor de Robert Blanco.

La agremiación de futbolistas, Fabol, también respalda al exdirigente de Destroyers y también exvicepresidente de la FBF.

Los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol fueron citados hoy a una audiencia virtual por vocales de la sala cuarta del Tribunal Departamental de Justicia.

Si el fallo es favorable a Robert Blanco, expulsado de por vida por el oficialismo de la FBF y suspendido treinta días por la Conmebol, puede generar un caos en el fútbol boliviano, porque quedarían anuladas un sinnúmero de determinaciones adoptadas en los últimos años.

Asimismo, si la Conmebol y la FIFA consideran que existe injerencia de la justicia ordinaria en la federación, el fútbol boliviano puede ser pasible a una dura sanción.

Comentarios