Escucha esta nota aquí

Fracasó la selección boliviana en su intento de conseguir su primera victoria en casa. Cayó este martes ante Argentina por 1-2, resultado que lo deja con dos derrotas en las primeras dos fechas de las eliminatorias del Mundial Catar 2022.

El equipo nacional tuvo un buen comienzo. Raúl Castro y Alejandro Chumacero se convirtieron en los líderes del medio campo, un sector que ayudó a meter presión a zaga rival, que esperó con orden el asedio ofensivo.

En la primera etapa, Lionel Messi y sus compañeros optaron por no desperdiciar energías. Tocaron y tocaron, pero con poca profundidad. Eso ayudó a que Bolivia tenga más la pelota, más espacios y genere peligro, especialmente con Marcelo Martins, que se mostró muy activo en área enemiga.

Fue así que a los 24 minutos se gestó el gol de la apertura. Un centro preciso de Chumacero permitió a Martins conectar un certero cabezazo, que terminó en una conquista esperada.

La Verde no pudo mantener el ritmo en el último tramo del primer tiempo. La debilidad en la marca hizo posible que Argentina reaccione y que Messi tenga más protagonismo cuando se apoderaba de la pelota.

La señal de alerta para la Verde se registró a los 39 minutos cuando Paredes estrelló la pelota en uno de los postes del arco de Carlos Lampe.

Cinco minutos más tarde, el destacado fue Lautaro Martínez, el socio de Messi en el partido. El atacante primero se sacó la marca de Saúl Torres y después presionó a José María Carrasco, cuyo mal rechazo permitió que el goleador del Inter de Italia ponga el pie y decrete el empate.

La historia del segundo tiempo fue muy diferente. En este periodo, César Farías sacó a Castro y Chumacero para que ingresen Boris Céspedes y Bruno Miranda. La idea del DT de la selección fue darle más oxígeno al medio campo, aunque cabe señalar que Castro venía demostrando un buen rendimiento, sobre todo para generar desequilibrio cuando Bolivia tenía el control del balón.

En esta etapa, Martins pasó desapercibido. La salida de Carlos Saucedo, que gravitó poco mientras estuvo en la cancha, le cambió la figura táctica al equipo nacional, pues Farías decidió jugar con dos extremos (Miranda y Cardozo) y dejó solo en el área al ‘Flecheiro’, que terminó apagándose entre los defensores argentinos.

Con el bajón futbolístico del dueño de casa, que no tuvo lucidez para desplegar un juego contundente en el complemento, el equipo de Scaloni asumió un papel más protagónico en el que Messi y Martínez se encargaron de facilitarle la pelota a Correa, que ingresó en la recta final del encuentro, que a los 78 minutos sentenció el partido a favor de la visita.