Escucha esta nota aquí

Casi cuatro años desde su última victoria en un partido de eliminatorias, Bolivia se llevó una alegría en casa este jueves tras ganarle 3-1 a Venezuela, con una actuación estelar de su figura, Marcelo Martins Moreno.

Corría septiembre de 2017 cuando la Verde ganó por última vez, derrotando a su histórico rival Chile por la decimosexta fecha del premundial de Rusia-2018. 

En esa ocasión, los entonces dirigidos por Mauricio Soria hicieron caer a la Roja 1-0, también de locales en el estadio Hernando Siles de La Paz.

Un amistoso les regalaría, en octubre de 2019, su último triunfo: 3-1, destrozaron a Haití en el llano de Santa Cruz.

Pero aventajado una vez más por los 3.600 metros de altitud del estadio paceño, el elenco del venezolano César Farías rompió la mala racha destrozando al país de su entrenador.

Con una actuación de ensueño, Martins Moreno dio que hablar. El experimentado goleador, que cumple este mes 34 años y debutó hace 14 con la selección, conquistó ante la Vinotinto su tanto número 17 vistiendo la casaca verde en eliminatorias y acumula un total de 24 goles.

Sin embargo, también fue el protagonista de la nota negativa del encuentro. Una falta infantil del jugador del Cruzeiro le otorgó a Venezuela el tiro libre que facilitó su único gol en el partido.

Pero aquello no bastó para revertir el marcador, y el festejado resultado dejó a Bolivia dos puestos más arriba.

Cuatro unidades acumuladas le permitieron trepar del décimo y último lugar al octavo, dejando atrás al rival Venezuela, con tres puntos, y a Perú en el fondo, solo con uno. 

Este desenlace le da al plantel, en su mayoría formado por jugadores de equipos locales, un respiro luego de tantas caídas.

- Sueño intacto -

"El sueño está intacto para ir al Mundial", destacó el autor del doblete después del duelo. Estados Unidos-1994 fue la última edición del máximo torneo que tuvo a Bolivia entre sus participantes.

"Mucho orgullo. Necesitábamos ganar porque era un partido importante. Se notó el compromiso de todos hoy", enfatizó el atacante, que no disimulaba su euforia.

"Estoy feliz y queremos meternos porque nuestro sueño está intacto", repitió, en referencia al objetivo de Catar-2022.

No obstante, la plantilla de Farías tuvo falencias evidentes en el juego. Si bien el entrenador remarcó la "versatilidad" y la "calma" de su equipo, hubo dificultades para conectar en la media cancha y muchas pérdidas de pelota que harían a Bolivia presa fácil de un equipo más fuerte.

Venezuela perdió, pero lo hizo probando un equipo nuevo, con figuras jóvenes, una zaga todavía descoordinada y con la altura en contra.

El escenario ante Chile será otro y ahí se verá qué tan efectivo es el once boliviano en el regreso al clasificatorio sudamericano, cuando bajen al valle de Santiago de Chile, fuera de su zona de confort, para darle batalla a los locales.

La Roja viene de empatar 1-1 contra Argentina, pero recuperará para el partido del martes a uno de sus íconos, Arturo Vidal, ya casi recuperado del covid-19.

Bolivia tendrá una segunda oportunidad ante Chile en su segundo partido de la Copa América, el 18 de junio, en el Arena Pantanal de Guiabá, Brasil.

Para encontrar una victoria de la Verde fuera de suelo boliviano, hay que remontarse al 15 de junio de 2015, cuando los del altiplano derrotaron 3-2 a Ecuador en Valparaíso,  durante edición de la Copa América que tuvo lugar en Chile.

Comentarios