Escucha esta nota aquí

Impugnó el partido que Destroyers jugó ante Nacional Potosí, por la primera fecha del Clausura, y se desató todo un conflicto con la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que pudo originar el descenso de Guabirá. Carlos Blanco capitaneó el barco en el cual viajaron los presidentes de Oriente Petrolero, Blooming, Royal Pari, Sport Boys Boys y Guabirá. Con ellos navegó sobre aguas turbulentas con el fin de que el presidente de la FBF, César Salinas, explique por qué se apresuró a ejecutar una normativa que permitía a un jugador fichar por dos clubes diferentes en una misma temporada.

 ¿Están fortalecidos luego del desenlace del lunes?

Se ha construido una amistad sana. Tenía que ser así. En Cochabamba sabíamos a qué poder nos íbamos a enfrentar y demostramos que nuestra posición no era una chacota. Lo delicado es que acá todo mundo salió perjudicado con parar la fecha del campeonato, pero ha sido por un bien común.

 ¿Lo entendió así el presidente de la Federación?

Él (Salinas) usaba como bandera el hecho de que nuestro grupo era regionalista y por eso acusó a don Rafael Paz (presidente de Guabirá) de ‘come colla’. Por eso el resto de la dirigencia de los clubes estaba a la defensiva con nosotros. Eso cambió cuando conversamos con ellos y notamos que cambiaron ese chip. Se dieron cuenta de que no era como se la pintaban; nuestro mensaje iba por otro camino. Prueba de ello es que hay cuatro clubes más que quieren integrarse con nuestro grupo para seguir buscando mejores días para nuestro fútbol. Esto ha sido otro triunfo que sumamos los seis clubes cruceños.

 ¿Lo dice porque la modificación a los artículos 14 y 34 del Reglamento de Transferencia y Habilitación se aprobará en un congreso?

No entendemos lo testarudo que fue el presidente de la Federación, que ahora sí anuncia que lo que aprobamos debe ir a un congreso. Si se va acudir a esta instancia, como debió ser, es que se admite que estaba mal la aplicación.

¿Qué significa el hecho de que haya cuatro clubes que ahora quieren sumarse?

Que las cosas están yendo por buen camino. Queremos sumar para bien del fútbol.

Always Ready estaba con una postura muy dura porque quería jugar el lunes a como dé lugar. Fue un estancamiento. Me habían dicho que los dirigentes de este club eran malas personas, pero luego que me acerqué a ellos y les expliqué el verdadero fin de nuestra postura, me dijeron que aceptan cualquier invitación para seguir conversando. Lo mismo pasó con San José. Ha sido un avance importante. Con esto puedo decir que penetramos a un poder que estaba totalmente blindado y eso ha sido gracias a la unión de los seis clubes cruceños.

¿Se sienten bien representados como División Profesional en la Federación?

No. No tenemos presidente del fútbol profesional.

¿Y su hermano, Robert, qué es entonces en la estructura de la Federación?

El día de la reunión tuve que pedirle públicamente que exprese su opinión para que nos explique en qué situación estamos como clubes ante la Federación. La pregunta era para saber quién nos respalda. Cuando habló fue duro porque dijo la verdad. Explicó que lamentablemente está con las manos atadas porque así lo establece el Estatuto.

Entonces, ¿este nuevo Estatuto le quitó autonomía al fútbol profesional?

El fútbol profesional está relegado a un tercer plano. Primero está la Federación Boliviana de Fútbol como nuestro máximo ente y de ahí viene la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), y después está la División Profesional.

¿Ahora será diferente?

Sí, porque vamos a dejar de ser colgandijo. Seremos oposición de una Federación que no está haciendo bien las cosas.

¿Qué le pareció el apoyo de Ronald Raldes como flamante presidente de Oriente?

Me gustó la posición. Supo escuchar y entender el mensaje.

¿Cómo queda la impugnación contra Nacional Potosí?

Se debe anular, por lo tanto me deberían devolver el dinero.

¿Se puede decir misión cumplida?

Voy a hablar con mi directorio porque sé lo que se me viene; ojalá que no haya cosas oscuras para que Destroyers descienda. Lo digo porque he visto que manejan como quieren el fútbol nacional.

¿A qué le teme?

A los arbitrajes. Estoy seguro de que me van a querer perjudicar, pero igual voy a defender mi club hasta donde pueda.

Comentarios