Escucha esta nota aquí

A solo horas de disputar la primera final del torneo Apertura de Guatemala, el cochabambino Vladimir Castellón no se cambia por nadie. Su equipo el Xelajú se enfrentará al Guastatoya (exequipo de Gabriel Ríos), este miércoles (22:30 hb), en busca de asegurar los tres puntos para llegar con ventaja al partido de vuelta y alzar la copa el domingo 27. Además, será el primer boliviano en disputar esta instancia en la liga del país centroamericano.

Castellón expresó a DIEZ, desde Guatemala, que está orgulloso de su trabajo, pero sobre todo de “ser boliviano”. Ha marcado cuatro goles, pero no solo ha jugado de delantero, sino que también lo alienaron como enganche para asistir a sus compañeros. Vladimir espera que el próximo fin de semana la bandera boliviana se pueda lucir en Guatemala, pero esta vez al ritmo de la cumbia, con su tradicional festejo.

¿Cómo llega a la primera final en lo deportivo y en lo anímico?

Estoy disfrutando cada segundo. El cariño de la gente es increíble, en las calles cuando me voy al entrenamiento (…). En lo deportivo estamos muy bien, con mucha fe de que la primera final la podamos ganar, sobretodo, porque somos locales y con nuestra gente. Tenemos que sacar una buena diferencia.

¿El hincha del Xelajú es muy apasionado?

Aquí (en comparación con Bolivia) viven en un poco más el fútbol, los hinchas se hacen presentes en todos los estadios y más cuando a su equipo le va bien, sobre todo en la ciudad donde estoy (Quetzaltenango o Xelajú) por la cantidad de medios de comunicación, se siente más el fútbol.

¿Ya se ve alzando la copa el 27 de mayo?

Sí, tengo mucha fe. Vine con ese objetivo y Dios me está dando la oportunidad de vivir algo impresionante.

Sabe de festejar un título…

Sí, gané uno con Aurora en 2008, es lo mejor que le puede pasar a un futbolista. Lo estoy disfrutando mucho. Me siento orgulloso de mí mismo, de ser boliviano y de representar a mi país.

Pero, este tendrá un toque especial…

Sí, porque no es fácil (militar en el exterior). La vida es distinta (en Guatemala), aprendí a ser un extranjero, a estar en la mira de todos dentro y fuera de la cancha. Tengo que esforzarme el doble porque llegué como refuerzo y, más allá de los nacionales, la esperanza de los hinchas está en los extranjeros.  Es algo lindo y especial.

Se acaba el torneo, ¿Cuál es el futuro de Vladimir?

Tengo (contrato) hasta el final del año, pero veré si continúo después del final. Sí, tengo (ofertas) de otros lugares, gracias a Dios, pero analizaré con calma.

Hace unos días el técnico invitado de la selección boliviana, César Farías, publicó la lista de los jugadores para el amistoso ante EEUU, están todos los jugadores que militan afuera, menos usted. ¿Le preguntaron si podía estar?

La verdad no, pero la verdad estoy tranquilo. Si llega la oportunidad de ir a la selección me sentiría muy feliz, pero si no se da, no hay problema. Dios sabe el momento para todo.

¿Qué le dice al jugador que no se atreve a salir al exterior por diferentes motivos?

Que tiene que tomar la decisión sin dudar, que si se les da la oportunidad es por algo y les puede esperar un destino bueno. Después es solo mostrar su juego, tratar de hacer buenas relaciones con sus compañeros y lo demás se va acomodando.

Comentarios