Escucha esta nota aquí

Peñarol no pasó de un empate 0-0 ante Cerro Porteño de Paraguay este martes en el estadio Campeón del Siglo de Montevideo y quedó sin posibilidad de avanzar en la Copa Libertadores.  

Bajo un fuerte viento, el partido comenzó friccionado, disputado sobre todo en mitad de cancha, con Cerro Porteño presionando en la salida de un equipo aurinegro que encontraba dificultades para progresar en campo adversario.

La primera jugada de peligro la tuvo sin embargo Peñarol sobre los 4 minutos, pero el joven delantero Agustín Álvarez Martínez no pudo concretarla.

A los 15, un buen disparo desde fuera del área del armador Pablo Ceppelini, autor de la mayor parte de los pocos goles de los carboneros en el Campeonato Uruguayo, fue neutralizado por el portero brasileño Jean Paulo Fernandes.

Cerro Porteño controlaba las acciones, jugando con el creciente nerviosismo de Peñarol, al cual solo le servía ganar para seguir con vida en la Libertadores.

Ahora solo aspira un tercer puesto en el Grupo G para jugar octavos de final con uno de los ocho líderes de grupo de la Sudamericana.

El fuerte viento que azotó a todo el sur de Uruguay este martes también jugó su partido.

Una pelota que nunca terminaba de bajar, mal rematada por la delantera, fue la única ocasión que tuvo el visitante en el primer tiempo.

- Ni de penal -

Los primeros 45 terminaron con Peñarol atacando, pero sin criterio.

Dentro de la cancha, Walter Gargano, el veterano capitán aurinegro, de buen primer tiempo, protestaba por la imprecisión de sus compañeros. Lo mismo hacía fuera del terreno el DT Mauricio Larriera. 

La segunda parte comenzó de manera sorpresiva, con Cerro Porteño atacando y Peñarol replegado.

Y a los locales no les salía nada.

A los 64, Ceppelini es derribado en el área. El propio número 8 ejecuta el penal (su especialidad), pero el disparo, muy fuerte, rozó el travesaño y se perdió afuera.

Baldazo de agua fría para el "manya" y su público, ya castigado por el intenso frío y el temporal de agua y viento.

El partido transcurrió desde entonces en medio de anodinos ataques de Peñarol y contragolpes, a veces peligrosos, de un Cerro Porteño que jugaba tranquilo, reteniendo la pelota, reforzando su defensa y haciendo correr el tiempo.

- Un nuevo fracaso -

Con este resultado, Peñarol cierra la tabla de clasificaciones del Grupo G, con solo 4 puntos, mientras su rival de esta noche llega a 8 y esperará a ver cómo le va a Colón de Argentina (7 puntos) ante Olimpia (5), que se enfrentan el miércoles, para saber si sigue en la punta.

Al equipo uruguayo le queda ahora una muy remota posibilidad de clasificar como mejor tercero a la Copa Sudamericana como eventual premio consuelo.

Peñarol cosecha así un nuevo fracaso en una copa que ganó en cinco oportunidades y que lo tuvo como constante animador en los años 1960, 1970 y 1980.

Pero desde 2011, cuando llegó a la final, que perdió ante el Santos de Neymar, le ha costado una enormidad clasificar a la Copa o pasar la fase de grupos.

Comentarios