Escucha esta nota aquí

El Oporto derrotó 2-1 a la Juventus de Turín en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, este miércoles en el estadio Do Dragao, un resultado que obliga a la 'Vecchia Signora' a ganar en la vuelta para evitar un nuevo descalabro en la máxima competición europea.

El campeón de los nueve últimos 'Scudetti', que en las tres últimas ediciones de la Champions no ha pasado de cuartos de final, encajó sendos goles en los primeros compases de cada mitad del partido, obra del iraní Mehdi Taremi (2) y del maliense Moussa Marega (46). Federico Chiesa, en el 82, devolvió las esperanzas para la vuelta en Turín.

La Juve apenas pudo hacer frente a un Oporto eficaz, paciente y bien organizado, pero ese gol postrero fuera de casa puede tener un peso vital de cara a la vuelta el 9 de marzo.

Antes del partido, el técnico 'Bianconeri' Andrea Pirlo había comparado al Oporto con el Atlético de Madrid, rival de los italianos en octavos en 2019. El partido le dio la razón, con sus jugadores incapaces de superar el entramado defensivo luso.

Cuando apenas habían transcurrido 63 segundos de partido, una cesión comprometida del uruguayo Rodrigo Bentancur a su arquero Wojciech Szczęsny fue aprovechada por el internacional iraní para lanzarse al suelo y robar el balón al internacional polaco, anotando el segundo gol más rápido de la historia de la Champions en partido de eliminación directa.

El más rápido había sido obra del austríaco del Bayern David Alaba, precisamente en un partido ante la Juve en cuartos en 2013, a los 24 segundos.

De nuevo la Juve regresó de vestuarios lejos del máximo de concentración. Sólo 21 segundos después de que el árbitro español Del Cerro Grande decretase la reanudación, el lateral Wilson Manafá se internó por la derecha, cerca de la línea de fondo cedió atrás para el delantero Marega, quien controló y de segundas batió por bajo a Szczęsny.

- Cristiano Ronaldo desaparecido -

La Juve, y menos aún un Cristiano Ronaldo desaparecido, no habían hecho méritos hasta entonces para un mejor resultado. Pero cuando el partido consumía los últimos minutos con languidez, el francés Adrien Rabiot habilitó a Chiesa, quien de primeras superó con disparo con el interior al arquero argentino Agustín Marchesín.

De regreso a Portugal al estadio en el que anotó un gol de bella factura que le valió para llevarse la primera edición del Premio Puskas al mejor gol del año 2009, cuando vestía los colores del Manchester United, Cristiano Ronaldo sólo apareció para pedir un penal en el tiempo añadido del partido.

En su reencuentro con su antiguo compañero en el Real Madrid Pepe, el quíntuple Balón de Oro se vio privado de espacios y bien vigilado por la zaga local.

Aunque Chiesa puso fin a una serie del Oporto de cinco partidos sin encajar un gol en Liga de Campeones, la Juve no pudo evitar que los lusos firmasen su primera victoria ante los 'Bianconeri' en competición europea. 

El técnico juventino Andrea Pirlo, que no pudo contar para este partido con el colombiano Juan Cuadrado, lesionado, se vio obligado además a sustituir en el minuto 35 a su central Giorgio Chielini por unos problemas en su gemelo derecho.

Los de Sergio Conceiçao pusieron así fin a una racha de cuatro empates consecutivos, y encaran con ventaja el duelo en el Juventus Stadium.

Comentarios