Escucha esta nota aquí

Se calienta el ambiente en la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF). La 'batalla' empezó entre el directorio Ad Hoc, que apunta al cambio estructural del manejo de la matriz del fútbol cruceño, y los miembros del comité ejecutivo, que preside Lily Rocabado y se prorrogó en el cargo desde 2016 con el argumento de que llamarían a elecciones una vez se aprueben los estatutos que deben adecuarse al de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

El miércoles pasado se realizó en la sede de Blooming una importante reunión con la presencia de algo más de medio centenar de clubes asociacionistas que se oponen a la continuidad de Rocabado, lo que provocó que le deroguen el mandato a la dirigente y sus colaboradores, que debió terminar hace cuatro años.

Una comisión que velará por la transición del manejo administrativo y legal hasta que se realicen nuevas elecciones, este lunes se hará presente en las instalaciones de la ACF, ubicada en la calle Bolívar, para que los ‘prorrogados’ entreguen la documentación pertinente con la finalidad de manejar datos concretos sobre el manejo de la entidad que tiene 103 años de vida.

Al respecto, Rocabado considera que las determinaciones del grupo opositor son ilegales. Dijo que su directorio se mantiene en el cargo por una resolución de una asamblea que los respalda y del apoyo de la FBF que tenía en sus manos la adecuación de los estatutos, que el 28 de septiembre podrán ser aprobados en una asamblea extraordinaria que se realizará en la Villa Deportiva Abraham Telchi.

La ACF clausuró su temporada 2020 por la pandemia y para el colmo de sus males soporta una crisis institucional muy profunda.