Escucha esta nota aquí

La selección no levanta cabeza en este arranque de las eliminatorias del Mundial de Catar 2022. Es frágil. Carece de solidez para defender y atacar. Lo demostró en el debut ante Brasil (5-0), en San Pablo; después en La Paz ante Argentina (1-2) y este miércoles lo ratificó, otra vez en la sede de gobierno, ante Ecuador (2-3).

Suma tres derrotas en sus tres primeras presentaciones, aunque la segunda caída de local. La excusa de los dos primeros partidos fue que no se convocó a jugadores de Bolívar y Wilstermann, que se preparaban para jugar Copa Libertadores. Hoy, con lo mejor del repertorio boliviano, se volvió a perder y ocasionando otra gran decepción.

César Farías no da en la tecla para armar un equipo más compacto y que pueda lograr un resultado favorable.

El gol de Juan Carlos Arce a los 36 minutos, tras una bonita combinación con el lateral Jorge Enrique Flores, hizo pensar que se tenía las armas necesarias para sacar adelante el partido.

Fue una alegría pasajera, aunque cabe reconocer, que Ecuador en la primera parte generó un par de situaciones de peligro que Carlos Gruezo y Ángel Mena  no pudieron terminar de buena manera. En una de ellas, Carlos Lampe fue determinante gracias a su buena intervención.

Aunque sin mostrar contundencia y solvencia, la Verde hilvanó jugadas colectivas interesantes. La presencia de Erwin Saavedra fue importante cuando intentó generar desequilibrio, como sucedió también con Roberto Fernández y Juan Carlos Arce a la hora de asomar zona rival.

Ecuador tampoco fue brillante, pero demostró que es un equipo con juego prolijo y que sabe manejar los tiempos para defender y atacar.

Con jugadores como Mena, que destacó, Estupiñan y Sornoza, Ecuador tiene argumentos ofensivos para dañar a cualquier defensa rival. Lo vienen demostrando en estas eliminatorias, más allá de la apretada derrota que sufrió en Buenos Aires ante Argentina.

De ahí es que al minuto de comenzado el segundo tiempo empató mediante Beder Caicedo y nueve minutos después lograría la remontada con la conquista del líder del mediocampo tricolor, Mena.

En ese momento fue un duro golpe para la Verde, que se había ido al descanso con el triunfo transitorio. No bajó las brazos y pese a las dificultades un tiro de esquina permitió que Martins consiguiera la paridad y de paso sumar su gol número 20 e igualar la marca de Joaquín Botero de mayor goleador de la selección.

Esta anotación devolvió la esperanza de una afición, que quería un triunfo para mantener la ilusión de luchar por un cupo al Mundial de Catar en el 2022.

El trance hasta el final del partido fue duro. Ecuador demostró más consistencia y Bolivia, más debilidad ya que los cambios que incorporó César Farías no dieron resultado. De yapa, a los 87 minutos, una mano accidental del defensor Adrián Jusino en el área ocasionó penal para la visita.

Estaba en Lampe la ilusión de al menos quedarnos con un punto. No pudo el portero cruceño, Gruezo definió bien desde los doce pasos y ayudó a que Ecuador logre su primera victoria de visitante y confirme que en las estadísticas Bolivia no le gana a Ecuador en La Paz desde 1997.

El próximo martes, la Verde visitará a Paraguay por la cuarta fecha. El partido está programado para las 19:00, hora de Bolivia.