Escucha esta nota aquí

Blooming se aferra a seguir soñando con el título del torneo Apertura. De la mano de un gran Rafinha, que este domingo fue protagonista del batacazo que dio la academia en el Félix Capriles de Cochabamba al ser el autor de las cuatro conquistas celeste sobre Aurora al que venció por 3-4.

Este triunfo pone a los celestes cruceños a dos puntos del líder, Bolívar, y a uno del segundo, Nacional Potosí, realidad que puede cambiar a su favor si el miércoles supera en el  Tahuichi a Royal Pari, su próximo rival.

La academia encaró la primera parte fiel a su estilo. Salida ordenada desde la zaga, en la que José María sigue siendo el estandarte; un medio campo en el que Rafinha marca la diferencia y un ataque en el que sorprendió ‘Platiní’ Sánchez al poner esta vez a Gabriel Ríos y al juvenil César Menacho.

El mismo planteamiento celeste, pero la novedad es que tuvo en sus filas a tres sub-20: Robert Cueto y Edward Vaca desde los laterales y Menacho en la ofensiva.

El ímpetu celeste se hizo sentir desde los dos minutos, cuando Rafinha pescó en el área rival, tras un tiro de esquina de Paúl Urano y que el polifuncional Iván Huayhuata no pudo rechazar de cabeza. En esa jugada el volante brasileño tuvo tiempo para dominar la pelota y definir de cara al arco rival.

Aurora se vio sorprendido con este adelantamiento académico, aunque cabe ponderar la gran tapa de Rubén Cordano dos minutos después, cuando Kachuba no pudo establecer el empate frente al joven portero.

De todas formas, el gol en contra hirió el amor propio del dueño de casa, que a los 10 minutos logró el empate gracias a una arremetida por derecha del lateral Brayan Aranibar, quien con un centro originó que Huayhuata de cabeza establezca el 1-1.

Después, el partido creció en intensidad. Blooming jamás perdió el orden y Aurora debió doblar esfuerzo para equiparar fuerzas. Esta actitud dio pie para que Cordano repita su buen rendimiento con oportunas intervenciones por remates de Kachuba y Darwin Ríos, que generaron peligro sobre su arco, como Cousillas debió padecer a los 35 minutos, cuando nada pudo hacer ante un perfecto tiro libre de Rafinha que significó el 2-1 para la visita, que se fue al descanso con esta ventaja.

En el complemento no cambió la historia del partido. La visita mantuvo su dominio sobre el local, lo que dio lugar a que se llegue con más opciones de aumentar el marcador.

César Menacho y Gabriel Ríos merodearon el área rival gracias al gran trabajo de los centrocampista, donde Rafinha fue el conductor y, por si fuera poco, el autor de un nuevo gol, a los 54 minutos, tras una pared con Ríos.

Fue el tercero de su autoría y testimonio de la buena producción ofensiva del cuadro que dirige Erwin Sánchez, que esta vez se portó como una maquina bien aceitada. Le funcionó todo, aunque tuvo fallitas como el gol del atacante William Álvarez, a los 64 minutos, en un descontrol defensivo, que lo llevó incluso a darse un lujito: marcó de taquito ante la impotencia de Cordano.

Con un solo gol por delante de Aurora, el partido volvió a ponerse intenso, ya que ‘el equipo del pueblo’ dio pelea como pudo, pero jamás claudicó.

Esto le dio un ingrediente especial al encuentro, aunque a los 69 minutos se registró otro golazo de tiro libre de Rafinha, el cuarto en su haber. Lo marcó tras una falta a Ríos, cuya infracción se ejecutó de aproximadamente 25 metros del arco del buen arquero Agustín Cousillas, que otra vez nada pudo hacer para evitar la caída de su pórtico.

Con esta nueva conquista de Blooming todo apuntaba a que se venía la goleada. Daba esa sensación por la contundencia de su juego, más allá del entusiasmo del representativo que conduce Thiago Leitao.

De todas maneras, no está muerto quien pelea y Aurora, con Charles da Silva ya en la cancha, desparramó ímpetu, actitud que le ayudó a achicar diferencias a los 89 minutos con el gol de Daniel Camacho, que puso en riesgo el triunfo de la academia cruceña, que luchó hasta el final para asegurar estos tres puntos valiosos.

 

Comentarios