Escucha esta nota aquí

La Federación Boliviana de Fútbol lleva adelante el Congreso Ordinario que se realiza en La Paz, dejando a la vista las diferencias que existen dentro del comité ejecutivo que darían lugar a cambios radicales en la cúpula de la entidad matriz.

Concretamente, hay un notorio distanciamiento entre el presidente de la entidad Fernando Costa y el vice presidente primero Marcos Rodríguez, que no participa y que realizó denuncias de irregularidades en la importante reunión.

Rodríguez forma parte del grupo que apoyaba al ex presidente César Salinas y que debió ceder el mando a Costa, quien desde un primer momento se distanció de los integrantes del grupo que comandaba la FBF, que era blanco de innumerables denuncias de malos manejos e irregularidades, como los cheques a terceras personas por miles de dólares.

Costa, por su lado, en todo momento se mostró ajeno al comité ejecutivo con el que se encontró y expresó su deseo de ser parte de una nueva gestión.

Tampoco participan en el congreso representantes de la Asociación de Pando, a la que pertenece Marcos Rodríguez. Al respecto, el dirigente indicó a los medios que no tiene conocimiento del porqué de la ausencia de sus coterráneos.

Rodríguez, que incluso podría quedar al margen del cargo, indicó al portal Premium que “pretenden centralizar el poder”, atendiendo la solicitud de la Asociación Beniana de Fútbol de adelantar las elecciones de presidente y directorio, cuando de acuerdo al Estatuto la actual gestión tiene mandato hasta el 30 de septiembre de 2022.

Adiós Clausura 2020

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) llegó a un acuerdo con la empresa que tenía los derechos de televisión de la División Profesional, Sport TV Rights, y la transmisión de 169 partidos correspondiente al campeonato Clausura 2020 quede sin efecto.

La FBF adeudaba esa cantidad de encuentros porque no llegó a disputarse el mencionado torneo debido a la paralización casi total de actividades durante el pasado año como consecuencia del confinamiento por la pandemia del coronavirus.

Tras este acuerdo, según informó oficialmente ayer la institución matriz del fútbol boliviano, la empresa televisiva renuncia a reclamar cualquier monto por daños y perjuicios o lucro cesante producto del contrato que unía a ambas entidades, quedando sin efecto también toda acción legal iniciada con anterioridad.

“En ese sentido, la programación de los torneos para la gestión 2022 podrá tomar en cuenta los tiempos necesarios para una preparación y participación efectiva de los equipos que disputarán la División Profesional”, comunicó la FBF, cancelando así el proyecto que había de un torneo corto el próximo año para saldar la deuda con Sport TV Rights.

Comentarios