Escucha esta nota aquí

Figuras que no aparecen, juego mezquino y goles a cuentagotas. La Copa América 2021 está a la espera de un golpe de timón para que el fútbol aterrice en la segunda mitad del torneo con la magia de Messi, Neymar o Suárez.  

Hasta el momento ninguna de las estrellas sudamericanas ha descollado. Messi es el líder de una Albiceleste que apenas ha anotado tres goles en igual cantidad de partidos y sigue en la búsqueda de un socio para su capitán.

Esa tarea se mantiene casi sin interrupciones desde 2005, cuando debutó, y con los siete entrenadores que le han tocado hasta ahora (José Pekerman, Sergio Batista, Alejandro Sabella, Edgardo Bauza, Gerardo Martino, Jorge Sampaoli y el actual Lionel Scaloni)

En contraste con su desempeño en el Barcelona, donde no se cansa de romper récords, Messi tiene entre ceja y ceja terminar en esta Copa América con una racha de Argentina de 28 años sin títulos y a la vez reivindicarse de tres finales perdidas en el torneo regional (2007, 2015 y 2016).

La mochila es pesada a los 34 años, aunque Messi parece determinado a quitarse ese peso de encima y tomar revancha completa: alzar la copa el 10 de julio en el Maracaná, la casa emblemática del archirrival, donde no pudo hacerlo en la final del Mundial-2014.

- Cuenta pendiente -

Al igual que su amigo Messi, Neymar nunca ganó una Copa América -en 2019 estaba lesionado cuando la seleçao se dio el gusto en el Maracaná. Parece un maleficio de las grandes estrellas de ambos países, porque tampoco lo hicieron Pelé y Diego Maradona.

Sin embargo, el scratch que dirige Tite es por ahora el único seleccionado que ofrece cuotas de buen fútbol, con el ADN del jogo bonito, aunque sin deslumbrar. Cuando jugó con un rival de nivel como Colombia sufrió mucho y se pudo haber cortado su extensa serie de 11 triunfos consecutivos, entre partidos amistosos y oficiales.

La 'canarinha' tradujo esa ráfaga de jogo bonito en 9 goles en tres partidos, suficiente para ratificar que es por lejos el mejor seleccionado de Sudamérica, mientras el resto de los combinados tienen una media de un gol por encuentro o menos.

Pinceladas de Messi, ráfagas de Neymar, alguna corrida de Juan Guillermo Cuadrado, el reencuentro con la red de Edinson Cavani, el desencuentro de Luis Suárez. La idea prioritaria es fortalecer el bloque defensivo y después se verá.

A ello invita el formato de cuatro clasificados por grupo de cinco participantes en total: se pueden hacer cálculos, especular hasta incluso avanzar a cuartos de final...con dos puntos.

Comentarios