Escucha esta nota aquí

“Me comprometo a luchar contra la estructura corrupta de la FBF, que desviaba el dinero”, dijo el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Fernando Costa, al conversar con los jugadores de la selección boliviana antes del empate frente a Paraguay (2-2). Además, les ofreció $us 50.000 por la victoria, dinero que iba a salir de sus propios bolsillos y no de la FBF.

Costa aseguró que esta estructura desviaba los recursos económicos y no eran utilizados en las necesidades del fútbol boliviano. “Acuérdense de mí, vamos a hacer que la plata llegue al fútbol, a ustedes (...), pero ayúdenme, hoy salgamos a matar, regalemos (una victoria) a nuestro país”, arengó Costa.

“Estamos aquí para cambiar (la administración de la Federación)”, remarcó Costa y al mismo tiempo  anunció  un premio económico a los seleccionados si  superaban a la Albirroja. “No será dinero de la FBF, sino de mi plata”, resaltó el dirigente nacional, que terminó compartiendo con los futbolistas tras el empate en el estadio Defensores del Chaco (2-2).

Costa estuvo acompañado de Rolando Aramayo, director de la FBF, que tiene dos procesos en su contra. El primero por no acatar el amparo constitucional que reconoce a Robert Blanco, como el máximo representante del balompié nacional. El segundo por supuesto enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado, falsificación de documento privado y uso de documento falsificado, estafa agravada con víctimas múltiples tipificado y asociación delictuosa.

Además de Aramayo, por el primer caso están acusados otros integrantes del comité ejecutivo como Marcos Rodríguez, Antonio Decormis, Jaime Cornejo y Lily Rocabado. Mientras que por el segundo aparecen Noel Montaño, Ana Karen Justiniano, Pablo Salomón, Lito Ramírez, Tatiana Coca, Pedro Jiménez, Lixia Martínez De Justiniano, Jorge Algarañaz, Natalio Sanjinés, Wilson Martínez, Carola Téllez y Freddy Téllez.