Escucha esta nota aquí

Cada vez son más marcadas las diferencias entre los representantes de Futbolistas Agremiados de Bolivia (FABOL) y el ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

No se dan tregua, incluso cuando el fútbol está paralizado en el país por la pandemia. El asunto es que el gremio de los jugadores hace notar constantemente las supuestas irregularidades que comete la FBF en la administración del balompié nacional, como ha ocurrido la semana pasada, cuando anunció que los jugadores renuncian a la selección por los constantes atropellos que vienen sufriendo no solo por la federación, que no responde qué hizo con los 700 mil dólares que debieron ser desembolsados a los jugadores de San José que clasificaron a la Copa Libertadores 2019, sino por los propios clubes, que deben salarios atrasados.

En represalia por las duras críticas y medidas que le afectan, la FBF ha llegado a desconocer a FABOL y especialmente a sus principales representantes Milton Melgar y David Panigua, secretario ejecutivo y secretario general, respectivamente.

Esto último se conoció el viernes, mediante una videoconferencia que ofreció Paniagua. En la oportunidad, el representante del gremio de los futbolistas informó que  recibieron dos cartas de la FBF. En una de ellas, explicó, les exigen legalidad para reanudar relaciones. Esto implica la presentación de documentos sobre sus estatutos, personería jurídica y un poder en que se justifique que se trata de un ente que cuenta con un directorio bien elegido y con el respaldo de sus afiliados.

Con la molestia a flor de piel, FABOL hizo conocer a sus afiliados el mismo viernes la petición de la FBF, mostrando luego a la prensa documentos de su personería jurídica, que fue concedida en 1994 en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada; de su Estatuto cuya renovación se hizo en el 2019; del acta de la asamblea que los eligió en 2018 y su afiliación, que data de 2007, a la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPRO), ente que tiene el aval y el respaldo de la FIFA.

Paniagua dijo que  informaron a los jugadores sobre este conflicto que mantienen con la FBF y que salieron fortalecidos por el apoyo que recibieron y porque se ratificó la medida de renunciar a la selección si es que la Federación no aclara las denuncias realizadas y que no han tenido respuesta.

“La Federación asumió el papel de ignorarnos porque no responde a nuestros reclamos. Debería hacerlo porque somos la contraparte que vela por los intereses de los futbolistas. Pero no nos soprende su actitud, pues todo lo que se ha conseguido nunca fue por consenso. Lo triste es que ellos (FBF) solucionan sus problemas mientras el fútbol se hunde en el país”, dijo Paniagua. (04 JUL 2020)