Escucha esta nota aquí

La mala campaña del Cruzeiro en el torneo la segunda B del fútbol brasileño afectará también al delantero boliviano Marcelo Martins Moreno, que llegó al club de Belo Horizonte en febrero del año pasado como el fichaje estrella para que el cuadro logre el ascenso.

El ariete cruceño, que fue goleador de la Copa Libertadores con este representativo brasileño el 2008, no mostró la efectividad que lo llevó a ser transferido el 2009 al Shakhtar Donetsk de Ucrania por aproximadamente 13 millones de dólares.

Además, tampoco tuvo un buen rendimiento en el presente campeonato y por eso perdió la titularidad con el técnico Luiz Felipe Scolari, que el lunes decidió irse del club, tomando en cuenta que no logró su objetivo, que era ascenderlo al equipo a la máxima categoría.

Según el diario Globosporte, la sequía goleadora de Martins sorprende porque hace tres meses que no marca y desde que llegó al club para encarar su tercera etapa, solo anotó tres goles en 32 partidos. Su última conquista, ya con Scolari como DT, lo convirtió el 30 de octubre pasado, que fue contra Paraná, en la fecha 19.

Según el diario El Tiempo (O Tempo) de Belo Horizonte, Sergio Santos Rodríguez, presidente del Cruzeiro, en los próximos días se reunirá con Martins Moreno para negociar la permanencia del ariete, cuyo contrato es hasta finales del próximo año.

Cruzeiro cerrará su participación en el Brasileirao B el próximo viernes, ocasión en la que visitará al Paraná de Curitiba. A una fecha para el final, el cuadro azul ocupa el puesto 12 en la tabla de posiciones entre 20 equipos que militan en esta categoría.

Martins es el segundo máximo goleador extranjero de la historia del Cruzeiro, con 48 goles en 125 actuaciones. El más efectivo es el uruguayo Arrascaeta, hoy en el Flamengo, que marcó 50 goles en 188 partidos con la Raposa.

 El ex Oriente Petrolero tiene uno de los sueldos más altos de la plantilla actual. El club cuenta con la ayuda de un patrocinador, que ayuda a pagar parte del salario del máximo goleador de la selección boliviana, de 33 años.


Comentarios