Escucha esta nota aquí

Al igual que a sus compañeros el capitán de la selección brasileña, Dani Alves, sufrió picadas de avispas que invadieron el estadio Pacaembú, en pleno partido de su equipo Sao Paulo ante Fortaleza. Al final, fue victoria del paulista por 2-1.

El exjugador del Barcelona se disponía a sacar un córner cuando fue picado por los insectos que se apostaron en el banderín. El defensa del Fortaleza Jackson se acercó, se arrodilló y cubriéndose la cara con la camiseta para no ser picado, levantó el palo y lo lanzó fuera del terreno de juego, según destaca AFP.

El árbitro tuvo que detener el partido a la espera que se pueda fumigar la zona. Aunque otros recurrieron a tapar con una bolsa el banderín.

Alves comentó lo ocurrido en sus redes sociales de la mejor manera: "Ni las avispas pueden con nosotros, hermano”.