Escucha esta nota aquí

Fue Aurora el que terminó mejor parado tras jugarse la primera final de la Copa Simón Bolívar. Los cochabambinos, dirigidos por Roberto Pérez, lograron remontar un 2-0 obtenido por Destroyers tras el final del primer tiempo, aprovechando el mayor oficio de jugadores que fueron clave. La revancha se jugará el domingo 4 de junio.

La buena labor de Daniel Saravia, en el mediocampo cuchuqui, no bastó, porque en el momento menos pensado Aurora clavó el puñal. A los 19’ el local se puso en ventaja a través de Ángel Cuéllar, aprovechando una buena habilitación de Carlos Suárez que había subido para el cabeza. Ese 1-0 le otorgaba mayor aplomo a Destroyers.

Y no fue solo ese golpe, porque poco después, a los 22’, vino el 2-0 a través de Diego Paz. El 7 cuchuqui aprovechó una gran habilitación de Daniel Saravia para ganarle las espaldas a los zagueros de Aurora y pese al achique del portero Juan Carlos Robles, sacó un riflazo que infló las redes. Era el momento exacto para Destroyers.

Desde el banco el técnico Ubirajara Veiga pedía mantener la calma y evitar que el equipo se dejara consumir por el exceso de confianza. Esos golpes dejaron grogui a Aurora que ofrecía poco con Matías Vicedo y Charles da Silva arriba, pero que además, le costaba tener la pelota porque el local recuperaba rápido y de inmediato atacaba.

En el complemento el panorama cambió porque Aurora terminó imponiendo su oficio, provocando a sus rivales para terminar sacándolos del partido. En este aspecto fue clave el trabajo de Marcelo Flores y el mismo Vicedo que tomaron de cerca de Adan Lozano y Jonathan Salinas. Pese a ello pudo aumentar Destroyers en un contragolpe que Lozano definió mal y que terminó pesando cuando Aurora descontó.

David Torrico aprovechó una confusión en el área chica tras centro de Ramiro Mamani para peinar el balón y poner el 2-1 (75’). Esta situación provocó desconcierto porque poco después terminó yéndose expulsado el delantero Luis Osinaga por doble amonestación, la segunda tras falta contra el meta Robles. Destroyers se venía abajo.

Y poco después, a los 82’, el arquero Alexandre Silva salió mal en un balón aéreo y la pelota la terminó tomando Brayan Araníbar para empalmar y marcar el 2-2 definitivo. Nada que hacer para Destroyers que ya no tuvo capacidad de reacción. Pese a intentar a Destroyers ya no le alcanzó y se tuvo que conformar con la unidad.

Si el domingo Aurora gana por cualquier marcador, ascenderá directamente a la Liga. Si se vuelve a registrar un empate habrá un partido extra que determinará qué equipo termina siendo liguero.

 

Comentarios