Escucha esta nota aquí

Destroyers se clasificó este domingo para la final de Copa Simón Bolívar, pese a empatar sin goles con Real América en la revancha de las semifinales entre cruceños (en la ida ganó 1-0), en partido disputado en el estadio Tahuichi. Su rival en la final será Aurora, que en esta misma instancia dejó en el camino al paceño Ramiro Castillo.

El partido estuvo para cualquiera de los dos equipos, jugado con mucha entrega y oportunidades de gol en ambos arcos. Los delanteros no estuvieron en su tarde y ambos arqueros respondieron con buenas atajadas. 

En la primera etapa del partido Real América demostró más ambición y determinación porque estaba obligado a ganar para intentar seguir en la lucha, pese a que un fallo en contra echaba por tierra todas sus ilusiones. Aun así no bajó los brazos y siempre fue para el frente.

El brasileño Anderson Gonzaga y el colombiano Ricardo Cortés se mostraban inquietantes y peligrosos cerca del arco de Alexandre Silva, de buena labor e intervenciones oportunas.    

Destroyers reaccionaba por momentos pero no conseguía hacer daño. Daniel Saravia era el hombre pensante del equipo cuchuquí, pero no encontró a alguien que lo acompañara para descargar su fútbol. 

De los dos equipos el que estuvo más cerca de abrir el marcador fue Real América, con un zurdazo de Gonzaga que estremeció el travesaño contra ningún acercamiento serio de un deslucido Destroyers, que apeló más a cuidar su arco que a hacer daño al contrario. 

Empezando el segundo tiempo las acciones se emparejaron  y con un poco más de movilidad el partido ganaba en emoción. Destroyers estuvo cerca del gol con un frentazo de Jesús Sagredo, que salió por encima del travesaño y en otra jugada Ángel Cuéllar se apresuró en el remate, cuando tenía tiempo de sobra para pensar mejor.

Como el empate condenaba a Real América a la eliminación, el DT Wilson Escalante apostó todas sus fichas al ingreso de Regis de Souza, Rodrigo Lafuente y Óscar Araúz, pero ese movimiento táctico tampoco le dio resultados.

Destroyers mantuvo el orden y la calma porque el empate le daba el pase, sin necesidad de recurrir a otra instancia. El fallo que había salido a su favor por una impugnación contra Real América le daba tranquilidad y por eso no arriesgó demasiado.

En los descuentos Real América estuvo cerca de irse arriba en el marcado, pero el colombiano Cortés quiso hacer una de más y la defensa de Destroyers estuvo atenta para alejar el peligro.

Ni los cuatro minutos que adicionó el árbitro alcanzaron para que los americanistas forzaran a una definición por penales. Destroyers está cada vez más cerca de su retorno a la Liga, de donde descendió en la temporada 2007. Le queda un escollo más llamado Aurora para dar fin a una sequía de diez años sin poder ascender.

Comentarios