Joan Laporta hizo esas declaraciones ante la apertura de una investigación por pagos del club catalán a un exresponsable arbitral

17 de abril de 2023, 7:13 AM
17 de abril de 2023, 7:13 AM

El Barcelona "no ha realizado jamás ninguna actuación que tuviese como objetivo final o como intención alterar la competición para conseguir algún tipo de ventaja deportiva", aseguró este lunes el presidente azulgrana, Joan Laporta.

El presidente blaugrana rechazó así las sospechas generadas tras abrir la justicia una investigación por los pagos del Barça a un exreponsable arbitral, achacándolas a "una campaña de desprestigio" contra el Barça.

Un juzgado de Barcelona investiga una denuncia de la fiscalía, que apunta, entre otros, al Barcelona y a antiguos dirigentes del club, entre ellos los expresidentes Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu, así como a José María Enríquez Negreira, exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA).

El Ministerio Público imputa a los denunciados un delito de "corrupción entre particulares en el ámbito deportivo", así como un delito de "administración desleal" a los exdirigentes del Barcelona, a los que también achaca, junto a Negreira, otro de "falsedad en documento mercantil".

Según la querella de la fiscalía, Negreira, que fue vicepresidente del CTA entre 1994 y 2018, recibió del Barcelona a través de sus empresas más de 7,3 millones de euros (7,7 millones de dólares) entre 2001 y 2018 por informes sobre los colegiados.

El Barça cesó en sus pagos en 2018, según la fiscalía, por la salida de Negreira del CTA.

Para el Ministerio Público, el Barça, por medio de Rosell y Bartomeu, "alcanzó y mantuvo un acuerdo verbal estrictamente confidencial" con Negreira "a fin de que, en su calidad de vicepresidente del CTA y a cambio de dinero, realizase actuaciones tendentes a favorecer al FCB en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase el club, y así en los resultados de las competiciones".

Laporta recordó que el fisco español, de cuyas inspecciones a Negreira acabó derivando la denuncia, envió un escrito a la fiscalía afirmando que "no ha podido demostrar que los pagos realizados a empresas de Negreira hayan podido influir en los árbitros o en el resultado de algún partido".

"No lo han podido demostrar porque no era posible", añadió el presidente azulgrana en una multitudinaria rueda de prensa para explicar el caso.

Laporta aseguró que los servicios por los que hicieron los pagos están documentados.

"Se prestaban unos servicios, estaban documentados, había facturas, unos pagos reflejados en los libros de contabilidad. No había ningún delito de corrupción", insistió el presidente azulgrana.