Escucha esta nota aquí

El Barcelona no esconde su interés por el atacante del Manchester City, Raheem Sterling. El club blaugrana lleva tiempo tras el futbolista y tiene claro que sería una incorporación que podría mejorar el nivel ofensivo de la plantilla.

Pero la situación económica de la entidad catalana no es de las mejores y solo está dispuesta a negociar una cesión con opción de compra no obligatoria hasta el mes de junio. Dependiendo del rendimiento del futbolista, el club podría ejercer esta opción que estaría por encima de los 50 millones de euros. No quiere hipotecarse.

En el Barcelona tienen claro que el fichaje de Sterling puede hacerse. Ya en el mes de agosto, tanto el futbolista como el Manchester City dieron el OK a la salida en un préstamo sin opción obligatoria, pero todo se echó a atrás porque el City no logró incorporar a un delantero centro de primer nivel en los últimos días de mercado. Lo intentaron con Harry Kane y con Cristiano Ronaldo, pero no pudieron llegar a acuerdos satisfactorios.

Sterling se quedó en el City, pero no está a gusto y así lo ha expresado públicamente. Se ha negado a renovar -acaba en el 2023- y su rendimiento no es bueno. El DT Pep Guardiola le ha llamado la atención en el alguna ocasión y el futbolista está loco por cambiar de aires.

La operación le puede interesar al City para sacarse de encima un problema dentro del vestuario, ahorrarse una ficha importante y ofrecerle al jugador un escaparate para acabar vendiéndolo a mediados de 2022 al Barcelona o a otro club por un precio superior al que tiene ahora en el mercado. Si se queda en Manchester, su tasación se irá devaluando. /Sport

Comentarios