Escucha esta nota aquí

El delantero brasileño Hulk, fichado en 2016 por más de 60 millones de dólares procedente del Zenit San Petersburgo, con un contrato de 19 millones de dólares anuales con el Shanghai SIPG, confirmó su marcha del club chino por desavenencias con su entrenador.

El antiguo internacional de 34 años, cuyo contrato finalizaba este diciembre, no estaba entre los convocados para participar el lunes en Doha en los octavos de final de la Liga de Campeones de Asia contra el Vissel Kobe de Andrés Iniesta (2-0).

"Hoy digo adiós al Shanghai SIPG, un equipo que me hizo sentir como en casa", escribió Hulk en la red social Weibo.
El antiguo jugador del Oporto dejó de contar en los últimos partidos para el técnico portugués Vitor Pereira.

El pasado mes, Hulk, capitán del equipo cuando conquistó el campeonato chino en 2018, fue sustituido durante el partido contra el Yokohama F. Marinos (derrota 1-0), y tuvo un tenso intercambio de palabras con el técnico mientras salía del terreno de juego.

"Me gustaría dar las gracias a los aficionados que me acogieron calurosamente hace cuatro años, y que desde entonces siempre estuvieron a mi lado", añadió el brasileño, que lució en 48 ocasiones la elástica de la Canarinha.

Lejos quedan los tiempos en que los fichajes estelares como el de Hulk marcaban la actualidad del fútbol chino.Con los límites a los salarios y la creación de una tasa sobre los fichajes -destinada a un fondo para el desarrollo de los jóvenes futbolistas- la Federación China impuso estos últimos años reglas estrictas a los clubes en materia de fichajes

Comentarios