Escucha esta nota aquí

El Chelsea es el último campeón de Europa que no conquistó luego el Mundial de Clubes. Fue en 2012 y una década después los 'Blues' regresan el miércoles al torneo, con su duelo de semifinales (12:30) ante el Al Hilal saudita en Abu Dabi.

Dos partidos bastan a los 'Blues' para lograr su primer título del año y añadir a su palmarés este trofeo por primera vez.

El Al Hilal, campeón de Asia, se presenta como un obstáculo asequible para el rey de la poderosa Champions europea, pero los londinenses no deben confiarse porque los sauditas vienen de endosar un 'set' (6-1) el pasado domingo al representante del país anfitrión, el Al Jazira emiratí.

El Chelsea se medirá en el partido a algunos nombres familiares en la Premier League como Odion Ighalo (ex de Watford y Manchester United) o Matheus Pereira (ex de West Bromwich), que consiguió un doblete la pasada temporada en la victoria de los 'Baggies' por 5-2 en Stamford Bridge.

El maliense Moussa Marega y el peruano André Carrillo son otros de los nombres de referencia para el Al Hilal.

- Tuchel, la semifinal desde lejos -

El Al Hilal, entrenador por el exentrenador del Mónaco Leonardo Jardim, estará apoyado por una importante colonia de aficionados. Fueron ya 12.000 los hinchas que tuvo en el anterior partido.

Una de las incógnitas es qué sistema de juego adoptará el Al Hilal, si mantendrá su ambición de hacerlo al ataque o si optará por reforzar su planteamiento defensivo, teniendo en cuenta que eso a menudo genera problemas al Chelsea, al que le falla la efectividad.

Contra el modesto Plymouth (3ª división), el pasado sábado en la Copa de Inglaterra, el Chelsea disparó 41 veces a puerta, pero solo pudo ganar 2-1 en la prórroga. Incluso si el Plymouth hubiera anotado un penal a tres minutos del final de la prórroga, el pulso se hubiera decidido por penales.

Los 'Blues' necesitan por lo tanto mejorar y lo tendrán que hacer sin la presencia de su entrenador, Thomas Tuchel, que dio positivo al covid-19 el fin de semana y que se perderá, por lo menos, la semifinal.

El técnico alemán no tomó el avión con su equipo, pero espera, si da negativa el jueves, poder desplazarse a Emiratos y dirigir al Chelsea en una eventual final.

- Una cuenta pendiente -

Pero el Chelsea no quiere distraerse del objetivo de lograr el título, como aseguró Mason Mount a la web del club: "Estamos concentrados en el partido que viene, ellos tienen un ritmo intenso".

"Nunca hemos ganado (el Mundial de Clubes), así que queremos conseguirlo, como todas las competiciones en las que participamos. Queremos conservar esta mentalidad de campeón y esperamos que sea un viaje fructuoso", añadió.

En 2012, el Chelsea perdió la final del Mundial de Clubes ante el Corinthians. Desde entonces todos los títulos del torneo han sido para clubes europeos, por lo que los ingleses intentarán sacarse la espina de aquella decepción.

No es el único título que pueden conquistar este mes de febrero, ya que el 27 de febrero se miden al Liverpool en la final de la Copa de la Liga inglesa. Antes, el 22 de febrero, jugarán la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Lille francés.

Febrero es por lo tanto un mes de gran importancia para la tranquilidad de Tuchel, antes de la recta final de la temporada.

Comentarios