Escucha esta nota aquí

Corría el minuto 74 del partido entre Oriente Petrolero y Guabirá, Juan Carlos Montenegro ingresaba por el sector izquierdo del rival y en eso Mario Cuéllar se lanza para cerrar la llegada. Se trabó en el césped y ocasionó una fractura del peroné de la pierna izquierda. El equipo refinero, que ya perdía por 1-2, se quedó con diez futbolistas porque Luis Marín Camacho ya había realizado los tres cambios.

Romel Quiñónez fue el primero en darse cuenta y de inmediato –sin pensarlo- pidió la variante, ya que con la preocupación por su compañero no se dio cuenta ya que nadie podía sustituir a Cuéllar. Los jugadores del azucarero rodearon al zaguero, se agarraban la cabeza porque un nuevo colega del fútbol local atravesará una larga etapa de su recuperación.

La camilla ingresó al terreno de juego para socorrer a Cuéllar. Lo levantaron y cuando se aprestaban para pedir que la ambulancia se acerque al futbolista, nadie daba una respuesta. El personal que lo trasladaba tuvo que atravesar desde el sector de la curva de refinera hasta el lado naciente donde estaba estacionado el vehículo que nunca se movió. Lo llevaron al túnel para retirarlo del estadio por los vestuarios. Después de varios minutos, recién se encendió su motor, salió y volvió a ingresar, junto a otro que no estuvo desde el inicio.

Cuéllar fue sometido a una radiografía y una resonancia magnética que confirmó la fractura del peroné de la pierna izquierda. Ingresará a quirófano en los próximos minutos. 

Comentarios