Escucha esta nota aquí

Ya van 90 días sin fútbol en el país. Aún no hay una fecha para el regreso a la actividad porque la prioridad es la salud y en esto se basa la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que espera la flexibilidad sanitaria y la aprobación del Gobierno nacional para retomar con la temporada, que se paralizó el 15 de marzo, tras la disputa de la fecha 12 del torneo Apertura.

El párate por la pandemia generó una fuerte crisis económica en los clubes por la falta de ingresos. Esto hizo que los 14 clubes de la División Profesional tomen la decisión de acordar descuento salarial a sus jugadores, que consistía en pagar el 50 por ciento de marzo y solo el 25 % de abril y mayo.

Esta posición originó malestar entre los jugadores, aunque la mayoría de los planteles aceptó el acuerdo con la promesa de la dirigencia de devolver lo descontado si logran una clasificación internacional a la Copa Libertadores o Sudamericana.

Además,  los clubes aliviaron su situación económica gracias al apoyo económico que recibió la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) de la Conmebol y la FIFA de aproximadamente 1.5 millones de dólares, que permitió que los futbolistas reciban el pago de salarios atrasados.

Hasta el momento, solo dos clubes no han podido arreglar con sus futbolistas. Real Santa Cruz y Royal Pari siguen negociando con sus respectivas plantillas y se espera que lleguen a un acuerdo esta semana.

Los árbitros

Los árbitros también la pasan mal en el país. El mes pasado, sus representantes pidieron un préstamo de 40 mil bolivianos a la FBF, pero hasta el momento no han tenido una respuesta. El que les dio una buena noticia fue el Ministerio de Deportes que pagó la deuda de 132 mil bolivianos a los jueces que dirigieron en la Copa Bolivia Sub-18.

Los colegiados al igual que los futbolistas están a la espera del retorno del fútbol. Entre tanto, cada sector cumple con entrenamientos virtuales para estar en buenas condiciones una vez se pueda volver a la actividad.

Oferta de Claure, la esperanza

La oferta del empresario y presidente de Bolívar, Marcelo Claure, de pagar 104 millones de dólares por diez años de contrato de televisión, puso en alerta a los clubes y al fútbol nacional en general.