Escucha esta nota aquí

Todo apunta a que este martes no comenzará la disputa del campeonato de la División Profesional. Son muy marcadas las diferencias entre Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) y el comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) que preside Fernando Costa.

David Paniagua, secretario general de Fabol, informó que los jugadores de los 16 clubes apoyan al gremio en sus decisiones. Los representantes de los futbolistas exigen que se respete cómo único ente punitivo para resolver los conflictos entre el jugador y un club al Tribunal de Resoluciones y Disputa y rechazan que la FBF haya incorporado de manera unilateral e ilegal en su nuevo estatuto al Tribunal de Apelaciones, cuyos miembros son designados solo por la dirigencia.

Además, reclaman deudas de sus afiliados que datan de 2019, motivo por el que acudieron a tribunales laborales para ser escuchados.

Rolando Aramayo, miembro del comité ejecutivo de la FBF, dijo que el pasado congreso extraordinario los clubes de la División Profesional se comprometieron a dialogar directamente con sus jugadores para resolver las deudas pendientes, especialmente con la generación de ingresos por el nuevo contrato de los derechos de televisión (cada club recibirá por año un poco más de 600 mil dólares).

“Estamos  esperando que los clubes solucionen esta parte y que el  torneo no se perjudique. Las otras demandas que tienen que ver con los tribunales no atañen al comité ejecutivo. Las normas se aprueban o se revisan en un congreso ordinario y por eso esperamos que la intransigencia  de Fabol no continúe. En un nuevo congreso dentro de tres o cuatro meses, podrá proponer los nombres para que el Tribunal de Apelaciones esté integrado por ambas entidades”, declaró Aramayo.

Entre tanto, Paniagua dijo que están firmes en su posición de no comenzar el campeonato mientras la FBF no asuma una postura diferente a la que se conoció en el congreso del pasado viernes.

“Cuando tenés la  razón, cuando tenés la ley, cuando tenés las normas a tu favor y tenés la fuerza de los futbolistas entonces es imposible que podamos permitir  atropellos. Esa es la realidad. Seguiremos esperando a que esta gente entre en razón. Nosotros estamos para hacer fútbol, pero no vamos a permitir atropellos de ninguna naturaleza”, advirtió.

Hay clubes que también se pronunciaron al respecto y con preocupación, tomando en cuenta que sus planteles están listos para empezar a competir.

Es el caso de Rafael Paz, presidente de Guabirá. “Es incierto todo con lo que está pasando entre Fabol y la FBF. No corresponde que el gremio de los jugadores acuda a tribunales laborales para reclamar por conflictos salariales, pero también entiendo que no es correcto que la federación desconozca a Fabol, que representa legalmente a los futbolistas. Lo triste es que seguimos mal en el fútbol boliviano. Todo es a contra flecha y los más perjudicados somos los clubes”, dijo.

Por su lado, Juan Jordán, presidente de Blooming, sostiene que ambas partes (FBF y Fabol) tienen razón en sus reclamos, pero lamenta que se haya convertido en una pulseta.

“Más allá de quienes estén al frente, se tiene que reconocer a Fabol porque es el gremio que representa a nuestros jugadores. Hay que respetarla como tal. Por eso considero que debe haber un equilibrio en las peticiones de ambas partes para que haya una solución y así comience el campeonato con  normalidad. No hay que ponerse inconsecuente; hay que ser empático para que las cosas comiencen bien y terminen bien”, sostuvo Jordán.

Comentarios