Escucha esta nota aquí

El Inter de Milán (1º) sufrió durante mucho tiempo ante el modesto Cagliari (18º) pero fue capaz de salvar con una victoria 1-0 una racha que alcanza los 11 triunfos consecutivos, este domingo en la 30ª jornada, en lo que ya parece una autopista hacia el Scudetto.

En la recta final (77), Achraf Hakimi combinó desde la derecha con Romelu Lukaku, que protegió el balón y devolvió al marroquí, autor de un pase de la muerte que solo tuvo que empujar a gol en el segundo palo Matteo Darmian.

El internacional marroquí, formado en la cantera del Real Madrid, dinamitó a su equipo en el último cuarto de hora, cuando su entrenador Antonio Conte le dio entrada como revulsivo.

Hasta el gol liberador, los Nerazzurri habían tenido problemas en un partido en el que no contaron con varios titulares de inicio, como Lautaro Martínez o el propio Achraf, en el banquillo cuatro días después de la victoria contra el Sassuolo (2-1), en un duelo atrasado.

Fue la ocasión para que Alexis Sánchez tuviera minutos. El chileno marcó un gol que fue anulado por fuera de juego (18).

El arquero sardo Guglielmo Vicario, que debutó en la Serie A en la plaza del titular Alessio Cragno, baja por Covid-19, estuvo impecable en dos ocasiones de Christian Eriksen (11 y 59).

Lukaku, con un cabezazo (55), y Stefan De Vrij, en un remate que rozó el larguero (69), estuvieron también cerca de marcar.

Tras el tanto de Damian, el Inter se cerró para guardar los tres puntos.

Once victorias en los once partidos que se han disputado de la fase de vuelta de la Serie A, sexta consecutiva por un gol de diferencia. El Inter de Conte es una máquina compacta y pragmática destinada, salvo gran sorpresa, a lograr el título y poner fin al reinado de la Juventus, campeón desde 2010.

Un día después del triunfo del Milan (2º) en Parma (3-1), el Inter conservó su cómoda ventaja de 11 puntos sobre su vecino.

Comentarios