Escucha esta nota aquí

El nombre de Julio Roque Pérez está grabado en el corazón de los hinchas del club argentino Godoy Cruz como el gran emblema del equipo azul y blanco. Hoy se cumple un año de su partida física, porque desde lo emocional los fanáticos siguen vibrando con él.

El querido ‘Loco’ como lo llamaban en Mendoza falleció a los 80 años, un 12 de mayo de 2020, viviendo en una residencia para adultos mayores y al cuidado de varios hinchas del ‘Tomba’, ya que estaba sumergido en una profunda y triste pobreza, a pesar de haber tenido mucho dinero y usarlo para ayudar a su club.

Lamentablemente Julio dejó de existir cuando la pandemia de coronavirus estaba explotando y por eso no se hizo un velatorio, pero los hinchas lo despidieron en un acompañamiento multitudinario que tuvo su punto máximo de ebullición cuando pasó por el Feliciano Gambarte, algo que despertó la crítica a nivel nacional por la cantidad de gente que se agolpó contra el coche fúnebre.

Ese era el amor que le tenían los seguidores de Godoy y que fue devuelto en diferentes homenajes que, la mayoría fueron en vida, como la estatua que está en el club, las pintadas en las cercanías al estadio Feliciano Gambarte, el boulevard que está frente al club y la última que fue el bautismo de la popular este (la que él ayudó a construir, con su nombre).

La historia del ‘Loco’ cuenta, según medios argentinos, que cuando era joven ganó la lotería de la provincia de San Juan y fue acompañado por la policía a cobrar el premio, que de inmediato lo donó en su totalidad para que Godoy Cruz pueda terminar de construir la tribuna este y colocar las luces.

“Una tribuna del Feliciano Gambarte y parte de las luces de la cancha, son mías, eso lo hicieron con la plata que yo gané”, dijo en vida a medios del vecino país.

Este miércoles el club y los hinchas una vez más rindieron homenaje póstumo al hincha número uno, que tuvo Godoy Cruz, de la provincia de Mendoza.

Comentarios