Escucha esta nota aquí

A pesar de haber fallado un penal, el Manchester City (1º) provocó este domingo la tercera derrota consecutiva en casa del Liverpool (4-1), que ve seriamente comprometidas sus opciones de revalidar el título de la Premier League tras 23 jornadas.

Con este triunfo, el City, que no había ganado en Anfield con el técnico español Pep Guardiola al mando, tiene ahora cinco puntos de ventaja sobre su primer perseguidor, el Manchester United, que pinchó el sábado ante el Everton (3-3) y diez con el Liverpool (4º)... y con un partido menos que sus rivales.

"Comenzamos bien, con muchos pases, porque no podemos jugar como ellos lo hacen, con transiciones rápidas. Debemos jugar a un ritmo más lento. En el segundo tiempo la calidad de los jugadores hizo el resto", dijo Guardiola.

Los 'citizens' no ganaban en Anfield desde hacía 18 años. Este domingo lo hicieron a lo grande, con una goleada que despeja su camino hacia el título.

El nombre propio de la tarde fue el del alemán Ilkay Gundogan, autor de un doblete (49 y 73) y que además falló un penal. Brillante como sustituto del indispensable Kevin de Bruyne, lesionado, lleva 9 tantos en sus 11 últimos partidos de la Premier.

Los otros tantos del City los firmaron Raheem Sterling (76) y Phil Foden (83).

El gol de los locales lo marcó de penal el egipcio Mohamed Salah para igualar 1-1 (63).

Uno de los grandes culpables de la derrota del Liverpool fue su arquero brasileño Alisson Becker, que falló en tres de los cuatro goles.

"'Ali' nos ha salvado la vida muchas veces y esta noche tuvo dos errores, así fue. No le dimos muchas opciones, especialmente en el primer (gol), quizás tenía los pies fríos o algo", declaró el técnico de los Reds Jurgen Klopp.

Los Reds, que tenían hasta hace unas semanas un récord de 68 partidos sin perder en casa, han caído en los tres últimos, algo que no les ocurría desde 1963.

En gran forma, el City suma 14 victorias consecutivas, 10 en la Premier League.

Kane resucita al Tottenham

Antes, con el regreso de su delantero Harry Kane, que marcó un gol, el Tottenham se reencontró con la victoria al derrotar al West Bromwich Albion (19º) por 2-0, y se mantiene cerca de los puestos de clasificación a las competiciones europeas.

Con 36 puntos, los Spurs ocupan provisionalmente la séptima posición, a 7 del podio, con un partido menos, mientras que West Brom, con doce puntos y a 11 unidades del primer equipo fuera de la zona de descenso, parece cada vez más cerca de quedar condenado al regreso a la Championship (segunda división), un año después de haber ascendido.

Antes de este partido, Tottenham llevaba tres derrotas seguidas en la Premier, algo nunca visto para un equipo dirigido por José Mourinho.

Lesionado contra el Liverpool, en el primer revés de esa serie (3-1), el equipo había extrañado a Kane y parecía haber perdido a su alma y dinamizador en ataque.

El regreso del capitán de la selección inglesa hizo bien a su equipo, aunque esta victoria haya llegado contra un equipo que ha recibido 54 goles en 23 partidos.

En un partido que dominó ampliamente, el equipo londinense tuvo que esperar al segundo tiempo para lograr el primer gol, marcado por Kane, que concluyó con un remate con el pie un pase del danés Pierre-Emile Hojberg (1-0, 54).

El segundo gol llegó cuatro minutos más tarde en un contragolpe conducido por el brasileño Lucas Moura, que dio el pase decisivo al surcoreano Son Heung Min (2-0, 58).

Un buen bálsamo para Tottenham, que debe visitar al Manchester City el sábado en un test muy diferente.

En el otro duelo jugado el domingo, el Leicester (3º) sumó un punto (0-0) en su visita al Wolverhampton (14º).

El Sheffield United-Chelsea cierra los partidos del domingo.

Comentarios