Escucha esta nota aquí

Un punto de oro sumó la selección este martes por la noche ante Chile, en Santiago. Ha sido un empate (1-1) heroico, que tuvo una vez más a Marcelo Martins como su principal protagonista. El ariete cruceño marcó el gol, de penal (81’), que le da a Bolivia una unidad más de las cuatro que conquistó en las dos fechas (7 y 8) que se disputaron en este mes por las Eliminatorias del Mundial Catar 2022.

Chile se puso en ventaja a los 69 minutos mediante el mediocampista Erick Pulgar. Fue una conquista que se veía venir por la presión que ejercía el dueño de casa, que en líneas generales lo hizo durante todo el partido con poca fortuna.

La virtud del equipo que dirige César Farías fue luchar  e intentar, cuando pudo, contragolpear.

La primera parte fue un monólogo chileno. Carlos Lampe y toda la zaga nacional padeció el asedio ofensivo de la Roja, que prácticamente vivió sobre la portería boliviana.

Los primeros 30 minutos fueron fatídicos para el cuadro nacional, que no mostró argumentos para tener la pelota, pues solo atinó a defenderse.

El remate a uno de los postes de Eduardo Vargas a los 4 minutos y de Francisco Sierralta al travesaño, dos minutos más tarde, demostraron la actitud de los chilenos. Querían asegurar la victoria de entrada y para ello necesitaban meter a su rival sobre su arco para hacerlos cometer errores.

La única llegada que tuvo la selección en el primer tiempo fue un débil remate de Martins a los 18 minutos. Después, la reacción fue agruparse bien en su propio territorio y cerrarle los caminos a un ataque chileno, que abrió el marcador a los 69’ minutos, gracias a un centro preciso de Charles Aránguiz a Pulgar, que metido en el área chica cabeceó libre de marca.

¿Se abrió el cerrojo? Es lo que se pensó en su momento por el dominio de Chile, que tenía a su rival sobre las cuerdas y amenazaba con darle golpes certeros cada vez que asomaba sobre el arco de un atento Carlos Lampe. El guardameta de Always Ready fue vital para despejar toda pelota que ponía en riesgo la  caída de su portería.

Pero el fútbol es impredecible. En una de las pocas salidas de la selección, José Sagredo cedió un magistral pase en profundidad a Enrique Flores, quien al ver a Martins en el área sacó un centro atrasado que obligó al goleador a sacar un remate de primera.

En esta jugada se dio la mano de un defensor de Chile, que ante el reclamo de Martins el árbitro paraguayo Evert Aquino acudió a revisar la jugada en el  VAR (video arbitraje). Un claro penal y el encargado de ejecutarlo fue nada menos que el ‘Flecheiro’, quien no falló desde los doce pasos. El delantero del Cruzeiro gritó con sus compañeros su gol número 25 con la Verde y el sexto en la presente Eliminatoria.

El tramo final del encuentro fue de infarto porque la selección jamás claudicó y su premio fue dejar cuerpo y alma en la cancha ante un equipo chileno muy superior en su fútbol.


Comentarios