Escucha esta nota aquí

La dirigencia de Blooming reunió 300.000 dólares para pagar a la prestamista Marisol Negrete, quien exige $us 750.000 por la deuda más los intereses de 31 meses; sin embargo, el que va a pagar las consecuencias de esta inesperada decisión es el plantel celeste, que ayer debió recibir el pago de un mes de sueldo.

Juan Jordán informó ayer que el equipo deberá esperar cinco días más de lo pactado, pues se vieron en la obligación de buscar nuevos recursos para afrontar este conflicto legal, del cual están dispuestos a luchar para no perder los 7.782 metros de las 12 hectáreas de la sede deportiva.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Villegas habló de una condicionante de Saucedo que originó una explosión

“Estamos recurriendo a los recursos que eran para cancelar un sueldo al plantel. Ellos están pendientes y también preocupados por lo que pasa con la institución y, por lo tanto, considero que van a entendernos”, explicó el presidente de Blooming.

Joselito Vaca, capitán del equipo, conversó ayer con Jordán. “El pago quedó para la próxima semana”, dijo el mediocampista cruceño.

Solo se pagará $us 300.000

Retomado el tema de la deuda, Jordán contó ayer que la determinación de su directorio es pagar los 300.000 dólares que reza el contrato, no así el interés que exige la acreedora.

“Hay un contrato de compraventa por 300.000 dólares. Independiente de cómo se haya adquirido esa deuda en su momento, Blooming tiene que cumplir con su obligación”.

Por este motivo, el mandamás del club académico invitó, en la conferencia de prensa que se realizó en la sede del club, a que Marisol Negrete se apersone por la secretaría de la institución.

“La invitamos a que pase por el club para retirar ese monto y firmar los desistimientos y así este tema se acabe”, dijo.

¿Qué hay de los intereses? Se le consultó. “Es imposible pagarlos porque se cometería errores contables y complicados para una auditoría. No se puede pagar algo que no dice en el contrato”, respondió el titular celeste.

La defensa del terreno

Juan Carlos Prado, secretario general del club, es quien comanda la defensa del terreno en disputa.

“Ella (Marisol Negrete) dice que no le interesa el terreno, sino su dinero, por lo tanto no entendemos de dónde sale la cifra que reclama. Ni calculando con el 3 por ciento de interés suman los 750 mil dólares. Esta actitud nos ha llevado a interponer una demanda para hacer respetar el contrato. Además, se trata de un contrato de préstamo disfrazado con una venta de pacto rescate para quedarse con el terreno. Como tiene un mandamiento de apoderamiento ahora pide más. Ahora podemos ver su intención”, explicó al abogado.

Respecto al pago del costo del proceso judicial que Negrete también reclama, Prado explicó que este tema, más la exigencia del pago de los intereses, lo dirimirá la justicia.

TE PUEDE INTERESAR: Arias espera que el trabajo de la semana se plasme en el clásico

“Ella ha gastado 10 mil dólares, no es más. La justicia determinará cuánto gastó y cuánto se pagará de interés. Lo que dictamine, pagaremos. Lo concreto es que Blooming no perderá un terreno cuyo valor real es de un millón de dólares por una deuda de 300 mil”, dijo Prado, quien no descarta un arreglo amigable si la acreedora accede, pero sin perjudicar el patrimonio y las arcas de Blooming.

Además, hizo notar que Negrete, pese a tener un fallo judicial a su favor, aún no puede registrar el terreno en Derechos Reales porque los papeles siguen a nombre de Ruth Lozada.

Responde Negrete

La respuesta de Marisol Negrete no se hizo esperar ayer, tras la conferencia de prensa que dieron Jordán y Prado.

“No iré a la oficina de Blooming, porque considero que debieron llamarnos para hablar sobre el tema o, en todo caso, nos hubieran invitado a su conferencia de prensa”.

Según Negrete, no es correcto lo que hace la dirigencia de Blooming al anunciar que solo cancelarán lo que fue la deuda en su origen. “Merezco el pago total porque se trata de un interés convencional del 3 por ciento y a eso suman los gastos procesales”, sostuvo la prestamista, que confirmó que el próximo lunes tomará posesión del terreno (7.782 metros cuadrados) con el apoyo de 250 efectivos policiales.

“Queremos un final feliz”

William Méndez, esposo de Negrete, lamenta este triste episodio que atraviesa su familia. “Queremos un final feliz en este tema. Mi esposa exige lo que por ley corresponde, nada más. Acudimos a la justicia porque el contrato feneció el 29 de julio y ningún involucrado apareció a pagar o en todo caso solucionarlo”.

Comentarios