Escucha esta nota aquí

El Real Madrid y el Barcelona se enfrentan este miércoles (15:00) en Riad en la semifinal de la Supercopa de España, en el primer clásico de Xavi Hernández como técnico azulgrana en busca de su primer título al frente al cuadro catalán.

La Supercopa vuelve a Arabia dos años después de que el Real Madrid ganara en los penales al Atlético de Mdrid en la final de 2020 en Yedá (este), disputándose la edición de 2021 en España por la pandemia.

El trofeo jugará su tercera edición en su nuevo formato de final a cuatro, que enfrentará al equipo merengue segundo clasificado de la pasada liga contra el Barça, vigente campeón de Copa del Rey, en la primera semifinal.

El jueves, el Atlético de Madrid, actual campeón liguero, se enfrentará al Athletic de Bilbao, finalista de la última Copa del Rey y ganador de la Supercopa 2021.

Los dos partidos se disputarán en el estadio King Fahd de Riad, que también acogerá la final del trofeo el próximo domingo.

Ya se han vendido las 30.000 entradas (algo menos de la mitad de la capacidad del estadio por la pandemia) puestas a la venta para el clásico de este miércoles, el primero oficial jugado fuera de España.

El equipo merengue, actual líder del campeonato español, parece llegar en mejor posición que su rival azulgrana, sexto en el campeonato en España, a 17 puntos del Real Madrid.

- Cautela merengue -

"En teoría puede ser que seamos favoritos, pero está la teoría y la práctica", advirtió, no obstante, el técnico italiano el sábado tras ganar 4-1 al Valencia en LaLiga.

"El Barça siempre va a ser un rival para el Real Madrid, no se llama clásico por nada", añadió Ancelotti, que volverá a apostar el miércoles el francés Karim Benzema y el brasileño Vinicius como su pareja atacante.

Benzema, encabeza la tabla de goleadores ligueros con 19 tantos, seguido por 'Vini' con 12, mientras que el mayor goleador barcelonista es Memphis Depay con 8 tantos.

"Es una competición importante, la primera de la temporada y todos quieren ganarla, y nosotros también", advirtió Ancelotti.

Frente a la experiencia en clásicos del veterano técnico italiano, su homólogo barcelonista Xavi Hernández se estrenará en un uno como técnico, tras los muchos disputados como jugador.

El excentrocampista azulgrana expresó su esperanza de dar "un golpe encima de la mesa en la Supercopa", pero el empate ante el Granada del sábado en el último minuto ha caído como un jarro de agua fría.

- 'Cambiar el chip' -

"Hay que cambiar el chip", advirtió Xavi, que volvió a poner el acento en los errores de su equipo argumentando la juventud de su conjunto y pidiendo paciencia.

Además de poder contar con Pedri y Ferran Torres, superado in extremis el coronavirus, Xavi ha incluido en el viaje al central uruguayo Ronald Araujo, al holandés Frenkie de Jong y al joven Ansu Fati, pese a no tener el alta médica de sus respectivas lesiones.

Una victoria frente al Real Madrid supondría un impulso y el pase a la final de una Supercopa, cuyo traslado a Arabia Saudí, un reino ultraconservador muy criticado por los defensores de los derechos humanos, sigue dividiendo las opiniones.

"Que se vaya a otro país a jugar tiene el sentido que todos sabemos que tiene. No tiene sentido irse hasta allí a jugar un partido que tenía que jugarse aquí", dijo el lunes el jugador del Athletic de Bilbao Raúl García, apuntando a los intereses económicos.

La Federación Española (RFEF) firmó un contrato para jugar la Supercopa en Arabia durante tres años por 120 millones de euros (136 millones de dólares).

Al mismo tiempo, Amnistía Internacional pidió el lunes a los equipos participantes "un gesto en favor de los derechos de las mujeres" en el país árabe.

La polémica sobre los derechos de las mujeres saudíes (que fueron autorizadas a acceder a los partidos de la Supercopa en 2019) habían salpicado la primera edición de la Supercopa en el país árabe.

Comentarios