Escucha esta nota aquí

La antigua estrella del Manchester United y actual seleccionador de Gales, Ryan Giggs, se declaró el miércoles en un tribunal de Mánchester como no culpable de violencia cometida contra dos mujeres.

Vestido de un traje negro y una mascarilla oscura, el imparable volante de los "red devils", declaró simplemente para comunicar su nombre y apellidos, dirección y que se presentará como no culpable durante la audiencia preliminar venidera. 

Giggs, de 47 años, está acusado de haber sido violento con su exnovia Kate Greville, a la que habría denigrado, humillado, maltratado e, incluso, aislado contra su voluntad, durante tres años, de diciembre 2017 a noviembre 2020.

El 1 de noviembre de 2020 habría también golpeado y agredido a Emma Greville, la hermana de su exnovia, algo que Giggs niega. 

El galés fue convocado a una nueva audiencia el 26 de mayo.

Nacido en Cardiff, Giggs jugó 64 partidos con la selección de Gales y fue nombrado en enero de 2018 entrenador de su país, clasificándola para la Eurocopa de 2020, que tendrá lugar este año por la pandemia de coronavirus. 

La Federación Galesa de Fútbol (FAW), que le mantiene en su puesto, indicó la semana pasada que sería sustituido por su segundo, Robert Page, durante la competición europea, que se desarrolla del 11 de junio al 11 de julio. 

Ryan Giggs jugó toda su carrera en el Manchester United (963 partidos, 168 goles), club al que llegó en 1991 con 17 años, y consiguió un impresionante palmarés, con 13 Ligas y dos Champions, entre otros trofeos.

Comentarios