Escucha esta nota aquí

El Sevilla, último club español en pie en las competiciones europeas, remontó para terminar venciendo por 2-1 al Manchester United, este domingo en Colonia, y se clasificó a la final de la Europa League, la competición donde aspirará a aumentar su récord de cinco títulos.

El equipo andaluz buscará el trofeo el viernes 21, de nuevo en Colonia, contra el Inter de Milán italiano o el Shakhtar ucraniano, que se miden este lunes (15:00) en la segunda semifinal.

El portugués Bruno Fernandes, de penal en el 9, adelantó al United, pero Jesús Joaquín Fernández 'Suso' (26') y el holandés Luuk De Jong (78') dieron la vuelta al marcador, en un partido en el que brilló el arquero sevillista, el marroquí Yassine Bounou 'Bono'.

El rey de la competición, el único que ha ganado el torneo en cinco ocasiones, tiene la ocasión de aumentar su récord a seis, cuatro años después de su último título en ella, conquistado ante el Liverpool de Jürgen Klopp en Basilea (Suiza) en 2016. El cuarto clasificado de la última Liga española está en un momento dulce y aumenta a veinte su racha de partidos invicto (once triunfos, nueve empates). 

Alivio para el fútbol español 

Para el fútbol español, la victoria sevillista permite regresar a una final europea, después de quedar fuera de ambas en la temporada 2018-2019. Y sobre todo mitiga el mal sabor dejado por sus clubes en la Liga de Campeones, donde Barcelona y Atlético de Madrid cayeron a lo largo de esta semana en los cuartos de final, mientras que el Real Madrid se despidió la pasada semana en octavos de final.

El Manchester United, campeón de la Europa League en 2017, termina su temporada con esta desilusión. Le quedará el consuelo de estar clasificado para la próxima Liga de Campeones, un derecho que se ganó como tercer clasificado de la última Premier League.

Casi sin tiempo para asentarse en el terreno del RheinEnergie Stadion, el Sevilla vio cómo el brasileño Diego Carlos derribaba a Marcus Rashford y el árbitro decretaba un penal, que transformó Bruno Fernandes en el 9'. El United pudo ampliar su cuenta en el 14', pero el brasileño Fred envió al lateral de la red su disparo cruzado en el área.

El Sevilla empezó a despertar pasado el cuarto de hora, con un tiro del argentino Lucas Ocampos (16') que David De Gea despejó con los puños. El empate sevillista llegó en el 26', cuando Sergio Reguilón envió un pase de la muerte para que su compañero Suso rematara de primeras en el segundo palo y reestableciera la igualdad en el marcador.

Bono, el salvador 

Al descanso se llegó con ese empate a uno, pese a buenas ocasiones de los ingleses. Anthony Martial (33') y Bruno Fernandes (46') lo intentaron con tiros desde la frontal, mientras que Rashford (39') envió un potente disparo de falta que fue repelido por el portero Bono.

En la segunda mitad, Bono estuvo provindencial en el primer cuarto de hora, en el que los 'Red Devils' sometieron al Sevilla a un auténtico infierno. Mason Greenwood (46'), Anthony Martial (50'), Bruno Fernandes (53') dispusieron de clarísimas ocasiones que Bono se fue encargando de desbaratar.

El partido no lucía bien para el Sevilla y todavía menos cuando Ocampos, que tuvo recientemente problemas físicos en una rodilla, fue cambiado por sorpresa en el 55'. Tras esa tormenta, el Sevilla pudo ir retomando poco a poco la calma, controlando cada vez más la situación.

Fruto de ello vino la ofensiva que le permitió el gol del triunfo, en el 78', cuando un balón colgado por Jesús Navas fue rematado en solitario en la entrada del área pequeña por Luuk De Jong, para el 2-1 definitivo, que pone al Sevilla en su sexta final de este torneo y pensando ya en un posible sexto título en el mismo. /(16 AGO 2020)