Escucha esta nota aquí

El estadio Samuel Vaca Jiménez, templo del fútbol warneño, está abandonado. Se observa en muy descuidado aspecto y en franco proceso de deterioro por la falta de atención y mantenimiento.

Dicho estadio fue escenario de una gran fiesta  el 5 de agosto de 2013, cuando Sport Boys de Warnes, jugó su primer partido en la entonces Liga del Fútbol Profesional Boliviano tras su notable campaña en la Copa Simón Bolívar.

El entusiasmo warneño era tan grande que colmó el pequeño estadio, que solo tenía las graderías del sector naciente. Se calcula que en esa ocasión ingresaron más de 9 mil personas. El Toro warneño debutó como liguero en casa nada menos que  ante  Bolívar de La Paz.

El delantero argentino Esteban ‘Bichi’ Fuertes se encargó de avivar la fiesta con un golazo que desató la euforia en las colmadas graderías.

Un año después, el mismo estadio fue donde Universitario de Sucre, un club humilde, se consagró por primera vez en su historia como campeón de la Liga.

Con todos estos antecedentes, en 2017 la comuna de Warnes decidió realizar mejoras en su principal escenario deportivo. Entonces se habló de una inversión de aproximadamente 7 millones de bolivianos para ampliar las graderías, construir camarines y mejorar la cancha.

Se hizo y el estadio Vaca Jiménez lució mucho mejor, especialmente cuando se estrenaron las luminarias, que permitieron que Sport Boys juegue sus partidos de local por las noches.

Hasta el 2018, el estadio fue administrado por Hilda Ordóñez, que en cierta ocasión incluso llegó a dirigir a Sport Boys y se encargaba de mantener impecable la cancha y el resto del complejo deportivo.

Ese mismo año, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) designó al Samuel Vaca como uno de los escenarios para el campeonato Sudamericano sub-15 que debía realizarse en Santa Cruz del 22 de noviembre al 11 de diciembre de 2019.

El municipio warneño se comprometió a cambiar el césped, colocar un sistema de riego automático y sistema de alcantarilla mientras que la FBF se comprometió a construir dos nuevos vestuarios.

Para permitir esas obras, desde agosto de 2019, Sport Boys, debió jugar sus partidos de local en el estadio Gilberto Parada de Montero o en el Tahuichi Aguilera.  El ingeniero Octavio Soraide fue el fiscal de obras con el aval de la FBF y la Alcaldía.

El presupuesto que se manejó fue de 340 mil dólares aproximadamente. En tres meses (de agosto a noviembre) debía estar terminado el contrato y el estadio listo para el torneo Sudamericano.

Según Soraide, se terminó de construir los dos camarines con una inversión aproximada de 80 mil dólares pero solo se avanzó en un 65 por ciento en el resto de las obras (cambio de gramado, sistema de riego y drenaje).

“Me fui a vivir al estadio porque trabajábamos las 24 horas del día. No había otra”, contó.

¿Y qué pasó después? Soraide explicó que los trabajos se paralizaron por el paro cívico nacional de octubre de 2019, que ocasionó incluso que el torneo Sudamericano se suspenda y se organice en otro país.

También se sumó el polémico descenso de Sport Boys debido a que no se presentó a jugar un partido del campeonato, dejando a Warnes y al norte cruceño sin uno de sus dos representantes en la División Profesional.

En todo este tiempo he buscado la forma de hablar con las autoridades de Warnes para continuar con los trabajos inconclusos en el estadio, pero hasta el momento nada se concretó. Hubo interés, pero los cambios constantes de alcaldes fue perjudicial”, dijo Soraide.

La fuerte inversión efectuada en el estadio corre el riesgo de perderse por la situación de abandono en que se encuentra ese escenario frente a la indiferencia de autoridades e instituciones warneñas.

“Estamos muy tristes por las imágenes del estadio, que es un patrimonio warneño y símbolo del amor al deporte y al pueblo”, sostuvo Pedro Zurita, presidente de Sport Boys.

Entre tanto, Vanesa Uriona, alcaldesa de Warnes, anunció el inicio de las tareas de limpieza en las afueras del complejo deportivo y que posteriormente evaluarán en la Alcaldía acerca del convenio con la FBF para encarar la reanudación y conclusión de las obras en el interior del estadio.

Comentarios