Escucha esta nota aquí

Más de cinco meses después de que el balón rodara por última vez en una cancha chilena, el fútbol regresa este fin de semana a puerta cerrada por las restricciones impuestas debido a la pandemia.

Los jugadores volverán a vestirse de corto en estadios vacíos como medida de seguridad sanitaria, en un país que acostumbra a llenar las tribunas cada partido.

Las restricciones también contemplan el uso obligatorio de mascarillas para todos los miembros de los equipos, salvo los jugadores y árbitros sobre el césped. No está permitido celebrar los goles con besos o abrazos, escupir, limpiarse la nariz o toser a un rival, acciones que serán sancionadas.

Todos los clubes de la primera división tuvieron que realizarse test PCR (hisopado) para garantizar que ninguno de los participantes está contagiado por el covid-19.

En total, 14 nuevas normas se incorporaron a un fútbol diluido por los protocolos sanitarios, pero anhelado por hinchas y jugadores en Chile, que retomará, con la culminación de la octava jornada,  suspendida el 15 de marzo a mitad de su disputa, con cuatro partidos pendientes. 

"En este proceso hay que dar pasos hacia adelante, pero también se pueden dar hacia atrás. Hay que cumplir las normas y cuidar la vida de todos. Es un gran desafío que tenemos por delante", dijo el presidente Sebastián Piñera, al anunciar el retorno del fútbol hace 10 días.

- Colo Colo y Wanderers abren los fuegos-

Los jugadores del Colo Colo y el Santiago Wanderers serán los primeros en saltar al campo este sábado, ambos necesitados de puntos para escalar en la tabla, ya que los albos están decimoterceros y su rival es colista.

La Universidad Católica, que encabeza la tabla con 19 puntos, tiene una ventaja de tres con sus dos inmediatos perseguidores, Unión La Calera y Curicó Unido, que se enfrentarán entre sí el domingo en el cierre de la fecha con la esperanza de alcanzar a los cruzados.

Católica, actual bicampeón e invicto, ya disputó su encuentro de la octava jornada antes del parón, por lo que no participará este fin de semana en el regreso a las canchas.

La Universidad de Chile, cuarta en la clasificación, visitará a Palestino en Santiago, rival directo que podría arrebatarle su plaza en caso de victoria, ya que los árabes están posicionados sextos a dos puntos de los azules.

O'Higgins recibirá al Antofagasta en el cuarto partido de la fecha, con la esperanza de remontar la mala racha de tres partidos perdidos de forma consecutiva antes de la llegada de la pandemia.

El atípico regreso del campeonato demostrará si la preparación de los clubes durante los últimos meses fue óptima para retornar a los terrenos de juego mientras las aficiones tendrán que conformarse con alentar desde casa y seguir a sus equipos a través de la televisión.

Como medida paliativa a la imposibilidad de acudir a las canchas, la federación local (ANFP) propuso a los aficionados colgar sus banderas, lienzos y demás parafernalia en los balcones o terrazas de sus domicilios y compartirlo a través de las redes sociales.