Escucha esta nota aquí

En busca de una solución a la profunda crisis que atraviesa el fútbol boliviano el viceministro de Deportes, Augusto Chávez, se reunió con Robert Blanco y  Marcos Rodríguez, ambos en pugna por la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol(FBF). También dialogó con los capitanes y delegados de los equipos de la División Profesional que son representados por Fabol.

La mañana de este viernes, Chávez anunció en su agenda que tenía como fin terminar con las diferencias entre los dirigentes nacionales, que tienen sumido al fútbol nacional en profunda crisis. Advirtió que si no se llegaba a un consenso entre partes, su despacho iba a asumir las medidas necesarias y suficientes para “salvar al fútbol”.

Primero conversó con Blanco en Santa Cruz, después lo hizo con Rodríguez, vía Zoom, porque el directivo se encuentra en Cobija. “Los hemos citado a Blanco y a Rodríguez para el martes a las 16:00, en La Paz. Esperemos que asistan para poner fin a esta situación”, dijo el viceministro en rueda de prensa.

Según Chávez, Blanco y Rodríguez le expusieron sus posiciones y, desde su perspectiva, “cada uno tiene razón”, pero el objetivo es que hasta la siguiente semana el balompié nacional tenga una sola cabeza para superar la crisis y que el torneo Apertura de la División Profesional se reanude lo antes posible. “Esperemos que salga humo blanco porque es una vergüenza que se sigan peleando”, agregó.

¿Qué pasará si es que no hay una solución? Chávez prefiere esperar a reunirse con los dos dirigentes conflictuados para escucharlos. “No nos adelantemos, esperemos que el martes. Vamos a agotar el diálogo”, dijo.

Sobre las denuncias de Fabol, la autoridad deportiva indicó que el lunes sus asesores legales le presentarán un informe para determinar las acciones que se puedan tomar.