Escucha esta nota aquí

La pulseta por la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) entre Marco Rodríguez y Robert Blanco empieza a generar roces.

Blanco, quien inició gestiones ante la FIFA y Conmebol para asumir como presidente FBF, denunció este lunes que no le permitieron ingresar a su oficina de Santa Cruz y que los funcionarios de la Federación no le contestan al teléfono para recibir una explicación.

Blanco está preocupado porque los administrativos por ahora solo acatan las órdenes de Marco Rodríguez,  quien en la última reunión de comité ejecutivo de la FBF fue posesionado como el nuevo titular, sucediendo a César Salinas, que falleció el pasado 19 de julio.

“Estamos empezando muy mal, pero también soy hombre de hacerme respetar y hacerme escuchar. Asistí a mi oficina pero está cerrado el edificio; me dijeron que estará así hasta que Marco Rodríguez autorice su apertura. Ni con César Salinas, con quien tenía diferencias, pasaba esto. Ni los administrativos me contestan el teléfono. Me han aislado. Esto está peor que antes”, dijo el directivo, quien espera la respuesta de FIFA y Conmebol para definir su rol en la FBF.

Blanco sostiene que él debe ocupar el cargo de presidente de la FBF tras el fallecimiento de Salinas, habida cuenta que el comité ejecutivo fue elegido y posesionado en aplicación del Estatuto que se aprobó en 2017 y que de acuerdo al artículo 25 el primer vicepresidente es el encargado de la División Profesional. Sin embargo, Rodríguez tomó el mando apegándose al mismo Estatuto cuyo referido artículo (25) fue modificado (ahora el primer vicepresidente es el titular de la División Aficionados) en el último congreso de 2019 y que le da potestad para ser elegido presidente.

“He sido engañado y por eso recurrí a un amparo constitucional”, sostuvo Blanco.

Marco Rodríguez está sorprendido por las declaraciones de Blanco y aclaró que la presidencia de la FBF le corresponde de acuerdo al Estatuto, lo cual no debe generar disputa alguna.

 Explicó que las oficinas de la FBF en Cochabamba y La Paz están funcionado en horario continuo de 9:00 a 13:00 y que la de Santa Cruz se cerró porque no hay actividad administrativa. “Si llamaba a los funcionarios de Santa Cruz seguro que le abren (las oficinas). Está mintiendo Robert (Blanco) porque incluso a su carta se le respondió pese a que los funcionarios están aislados a la espera de los resultados del segundo test que se hicieron por el Covid-19”, dijo Rodríguez.

Además, el dirigente pandino afirmó que el que no contesta las llamadas telefónicas es Blanco y sobre sus reclamos dijo que las respuestas de la FIFA y Conmebol serán decisivas para confirmar quien de los dos quedará en el cargo máximo de la FBF de acuerdo a normativa.

“No puedo decir nada en contra de Robert Blanco porque está en su derecho  reclamar lo que cree que es correcto. Mi compromiso es buscar la unidad del fútbol boliviano. (28 JUL 2020)