Escucha esta nota aquí

Inés Ferreira, que se desempeña en relaciones públicas, hizo un estudio interesante para la empresa apuestasonline.net (https://apuestasonline.net/) sobre los jugadores que más dinero ganaron la pasada temporada en el Brasileiro. El estudio establece el costo-beneficio, o sea, si los futbolistas fueron sobrevalorados, infravalorados o si realmente recibieron una remuneración salarial justa por su rendimiento en la cancha.

El salario ganado por minuto jugado y el rendimiento en el campo se establecieron en una escala de 1 a 5 (5 = mejor rendimiento) para determinar si los jugadores valían la inversión realizada por sus equipos. Se tomó en cuenta datos de Fbref.com y Capology.com.

En el estudio se valoró los goles, asistencias, pases, intervenciones, defensas/marcadores, tarjetas rojas y amarillas. El análisis conjunto de la escala salarial y la escala de rendimiento, con sus valores ya establecidos, permitió descubrir la valoración de cada jugador.

El argentino Daniel ‘Keko’ Villalba, que jugó en el Goiás y actualmente milita en Guaraní de Paraguay fue el que más decepcionó, pues recibió un salario de 111.579 dólares al mes, situándose en el sexto lugar de los jugadores mejor pagados del campeonato. El estudio revela que merecía una remuneración inferior a la concedida por su antiguo club brasileño, ya que su rendimiento se situaba en el nivel 1 de la escala (el más bajo).

Germán Cano, delantero del CR Vasco da Gama y recientemente considerado el máximo goleador extranjero del club en el siglo XXI, cobraba algo más de 95.000 dólares al mes y es parte del 39% de los 18 jugadores que entraron en el estudio que merecían un salario más alto -ocupa el octavo lugar en la tabla salarial-. Germán es el único riojano con un sueldo inferior a su rendimiento.

Paolo Guerrero, el delantero peruano del Inter de Porto Alegre es el único que alcanza el nivel óptimo (5) en la escala de rendimiento, pese a que se lesionó. El Inter pagaba un precio justo por él según el estudio, 148.220 dólares al mes.

En el centro del campo, sólo el Santos FC dio a Carlos Sánchez lo que se merecía. Es el tercero con menos tiempo jugado (sólo el 22%) en la competición y recibió un salario mensual en torno a los 73.000 dólares, situándose en los 5 últimos puestos de la tabla salarial. Casi recuperado para jugar en la nueva temporada, el jugador termina su contrato el 22 de julio de este año y aún no se conoce la confirmación de su renovación.


Comentarios