Escucha esta nota aquí

Según los medios colombianos Blog Deportivo de Blu Radio y Caracol Radio, los seleccionados de Colombia James Rodríguez y Jefferson Lerma se agarraron a golpes en el vestuario, después de la humillante derrota frente a Ecuador (6-1), en el partido por la cuarta fecha de las eliminatorias mundialistas.

El primer espacio de comunicación lanzó la noticia sin mencionar a los protagonistas, pero los problemas entre los jugadores eran inevitables, pues tenían que buscar cómo descargar su rabia y encontrar al responsable de su pésima actuación, en el estadio de Liga Deportiva de Quito de la capital ecuatoriana.

Hasta el momento, la Federación Colombiana de Fútbol no ha salido a aclarar el mal entendido, tampoco lo hicieron los jugadores. El silencio refleja el dolor de un horizonte perdido, después de una pobre campaña en el inicio de las clasificatorias sudamericanas. La selección cafetera es séptima de la tabla, con 4 unidades.

“Está claro que estas dos derrotas han hecho mucho daño, pero quedan muchas fechas por delante para arreglar estos tropiezos, lo que es más complicado hacerlo si el ambiente dentro del vestuario se ha enrarecido”, escribió el portal Marca de Colombia.

Hasta el momento, no han ratificado ni despedido al director técnico, Carlos Queiroz.