Escucha esta nota aquí

El exfutbolista inglés Dalian Atkinson, fallecido en 2016, murió por una descarga de 'taser' de 33 segundos, seis veces superior a la duración estándar, indicó el martes la fiscalía durante el proceso contra un policía acusado de homicidio por estos hechos.

Atkinson, que jugó en el Aston Villa en los años 1990 y en la Real Sociedad, entre otros equipos, murió en agosto de 2016 a los 48 años tras recibir una descarga con una pistola de electrochoque disparada por un policía en Telford (centro-oeste de Inglaterra) tras un incidente cerca del domicilio de su padre.

Un agente, que niega los hechos, fue imputado por homicidio y actualmente está siendo juzgado por un tribunal de Birmingham.

En su exposición de los hechos, la representante de la fiscalía Alexandra Healy aseguró que el desarrollo de los acontecimientos muestra que el agente "no actuó bajo el amparo de la legítima defensa".

El policía, Benjamin Monk (42 años), "continuó apretando el gatillo durante seis veces más tiempo que la duración recomendada de cinco segundos", expuso.

El exfutbolista, que sufría graves problemas renales, también recibió dos patadas en la cabeza, lo suficientemente fuertes como para que las marcas de los lazos de la bota quedaran en su frente.

Atkinson comenzó su carrera en el Ipswich Town, aunque se dio a conocer sobre todo en el Sheffield Wednesday, en 1989, lo que le valió firmar por la Real Sociedad y jugar en la Liga española durante una temporada.

Tras su aventura en España, el delantero regresó a Inglaterra para jugar en el Aston Villa, convirtiéndose el 15 de agosto de 1992 en el primer goleador de la Premier League, nombre con el que se rebautizó este año el campeonato inglés de fútbol.

Tras cuatro temporadas en el equipo de Birmingham, comenzó un periplo que le llevó a jugar en Turquía, Arabia Saudita y Corea del Sur.

Comentarios