Escucha esta nota aquí

La afirmación del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Fernando Costa, delante de los jugadores de la selección boliviana de que en la federación hay una estructura corrupta y se desvía dinero para fines ajenos a este deporte, será adjuntada como prueba en la denuncia que presentó Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) ante la Fiscalía General del Estado en contra de los miembros del comité ejecutivos y de otros dirigentes, por supuestos actos de corrupción.  

David Paniagua, secretario general de Fabol, aseguró que Costa debe ser notificado por las autoridades para prestar su declaración. “Es su obligación como boliviano y como dirigente de fútbol. Si tiene buenas intenciones, tendrá que ayudar a esclarecer lo que nosotros ya sabemos, pero que estamos buscando que la justicia aplique las sanciones que corresponden”, aseguró a DIEZ.

Costa se comprometió "a luchar contra la estructura corrupta de la FBF, que desviaba el dinero (...)”, en la previa del empate de Bolivia frente a Paraguay (2-2). Además, les ofreció un premio de $us 50.000 a los futbolistas, si es que ganaban el partido, dinero que iba a salir de sus bolsillos.

“Él está afirmando que hay una estructura corrupta y que se ha desviado dinero. Se compromete a arreglar esa situación, pero ¿cómo?, entonces, ¿ya tenía conocimiento? Además, él no cumple con los requisitos para ser presidente, pero buscó cómo ser elegido de forma amañada por la misma estructura corrupta”, agregó Paniagua.

Sobre la fotografía que se tomó junto a Rolando Aramayo, director de la FBF que también es denunciado por supuestos actos irregulares en la federación, aseguró que es por el compromiso asumido para ser electo. Además, espera que hubiera cumplido con los dirigentes que lo apoyaron “con plata de su bolsillo y no del fútbol”.

Fabol y presidentes de clubes denunciaron ante la Fiscalía General del Estado a cinco miembros del comité ejecutivo de la FBF (Marcos Rodríguez, Aramayo, Antonio Decormis, Lily Rocabado y Jaime Cornejo) por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado, falsificación de documento privado y uso de documento, estafa agravada con víctimas múltiples y asociación delictuosa.

“Tenemos que sacar a estos bandidos porque o sino nuestro fútbol no va a tener ninguna esperanza. No es simplemente cambiar a una persona, porque quien asuma no tendrá oportunidad (de trabajar correctamente), pues va a estar comprometida, chantajeada y exprimida por la misma estructura. Hay que destruirla. Nuestra denuncia no es para que rindan cuentan dos o tres tipos, el fondo es que exista un cambio total”, concluyó.