Escucha esta nota aquí

David Paniagua y Miton Melgar querían aclarar varias cosas que dijo Víctor Hugo Antelo en contra suya, como representantes de Fabol, en una entrevista con Los Más Buscados publicada en DIEZ el lunes pasado.

“No es cierto nada de lo que dice”, sostienen al unísono Melgar y Paniagua, y muestran documentación de algunos casos denunciados por Tucho Antelo.

Rechazan las acusaciones en el sentido de que son prestamistas, que oficien de intermediarios de entrenadores y que se queden con dinero ajeno.

“Pueden preguntar a cualquier entrenador si alguna vez lo llamamos para sugerirle algo”, dice Milton.

Señalan que colaboraron con muchos entrenadores para que puedan cobrar deudas a algunos clubes, entre ellos Xabier Azkargorta, Gustavo Quinteros y Julio César Baldivieso.

Asimismo, niegan haberse quedado o retenido dinero que correspondía a jugadores a los que ayudaron a cobrar contratos pendientes.

“Todo lo que dijeron en nuestra contra lo desvirtuamos con documentos. Algunos jugadores quedaron mal porque se equivocaron hasta en los montos que señalaban. No nos quedamos con plata de nadie”, vuelven a señalar ambos.

Paniagua revela que el enojo de Antelo con ellos nació en 2008, cuando quiso que Fabol lo ayude a cobrar una deuda a Oriente Petrolero, pero no tenía contrato. “Le pedimos que se haga reconocer la deuda y que con ese documento podríamos ayudarlo, pero no aceptó, se molestó y desde ese día se dedicó a atacarnos”.

En cuanto al episodio en Sport Boys, aquella vez que los jugadores cobraron una deuda y el entrenador no, explicaron lo sucedido.

“Fabol cedió dinero que le tenía que entregar la empresa de televisión, con autorización de los capitanes. Era la única manera de que los jugadores puedan cobrar. Fueron 150 mil dólares. A Tucho no le correspondía nada porque no pertenece a la agremiación, y el dinero era cedido para los jugadores, que después devolverían lo entregado en caso de que el club les pague lo adeudado. Si hubiese sido plata del club, era otra cosa”.

Paniagua y Melgar explican su relación con la agremiación, que data de mucho tiempo.

En 1984 crearon Facruz, Futbolistas Agremiados de Santa Cruz. Luego, FALP, Futbolistas Agremiados de La Paz.

“Nosotros siempre estuvimos interesados en los derechos del futbolista. Incluso mi proyecto de grado planteaba que un acuerdo verbal tenía validez como contrato”, señala Paniagua.

Pasaron diez años del surgimiento de Facruz y nació Fabol, en 1992.

En esa época, Paniagua, asesor de la presidencia del Senado, elaboró y defendió un proyecto para elevar a rango de Ley el Estatuto del Jugador.

Después que Limberg Cabrera Rivero dejó el cargo, hubo varios intentos por mantener vigente Fabol que no prosperaron.

Fue en 2004 que se hacen cargo de Fabol y se logra la aprobación de la Ley del Estatuto del Jugador.

Melgar y Paniagua no muestran rencor ni enojo con Tucho Antelo, solo ven la necesidad de aclarar denuncias que consideran que atentan contra su dignidad.

Comentarios