Escucha esta nota aquí

Palmeiras tiene que ser fiel a su estilo futbolístico para vencer al Santos el sábado en el Maracaná y ganar su segunda Copa Libertadores, dijo este viernes el entrenador Abel Ferreira.

"Tenemos que ser fieles a nuestra forma de atacar, de defender. No hay otra forma, es nuestra identidad. Lo que nos guía es el balón, cuando lo tenemos y cuando no", dijo el entrenador portugués en una rueda de prensa en el legendario estadio del caluroso Rio de Janeiro.

"Del otro lado tenemos a un rival que va a querer lo mismo que nosotros. Pero al final buscamos seguir el plan de juego y salir vencedores. Sólo es un juego, nuestro objetivo además de llegar [a la final], es llegar y ganar", agregó.

Con 42 años, Ferreira jugará su primera final como entrenador, en la que tiene la oportunidad de convertirse en el tercer europeo en ganar una Libertadores, tras su compatriota Jorge Jesús (Flamengo, 2019) y el croata Mirko Jozic (Colo Colo, 1991).

"Es una oportunidad única, una honra estar aquí. El Maracaná es el templo del fútbol", afirmó el DT.

El luso aterrizó en Sao Paulo en noviembre en reemplazo del exseleccionador brasileño Vanderlei Luxemburgo. Desde entonces, el equipo se revitalizó y pelea por tres títulos: la Libertadores, la final de la Copa de Brasil que disputará ante Gremio, y el Brasileirao, aunque en este último con pocas chances.

"Trabajamos mucho para llegar hasta aquí. Puedo decir que estamos listos. No puedo decir qué va a suceder en la final, no soy mago. Nosotros sabemos lo que tenemos que hacer, esa es nuestra seguridad, nuestra confianza. Y eso es lo que vamos a buscar desde el comienzo, poner en práctica lo que sabemos hacer, que es jugar en alto nivel", apuntó.

Ferreira no confirmó la alineación, aunque el Palmeiras utilizaría una alineación semejante a la que eliminó al argentino River Plate en las semifinales.

"Es un orgullo para mí jugar y estar en la final de una Libertadores. Es un sueño de todos los jugadores", aseguró por su parte el zaguero paraguayo Gustavo Gómez.

El capitán liderará a un Verdao que no tiene bajas recientes en su plantel y que buscará su segunda corona de Libertadores tras la alzada en 1999, cuando vencieron al Deportivo Cali de Colombia.

La tercera final brasileña de la Copa Libertadores se jugará sin público debido a la pandemia del coronavirus.

Comentarios