Escucha esta nota aquí

El International Football Association Board (IFAB) y la FIFA aprobaron el 8 de mayo cambios en el reglamento del fútbol a nivel mundial para que, una vez que vuelvan las competiciones tras la crisis del coronavirus, se pueden realizar cinco cambios en lugar de tres durante los partidos. Medida que según los entendidos favorece a todos, pero sobre todo a los equipos del llano que deben jugar de visitantes en la altura.

Para muestra un botón reza el dicho. Atlético Paranaense venció (2-3) a Wilstermann en Cochabamba, el pasado martes, y Palmeiras hizo lo propio ante Bolívar en La Paz (1-2), el miércoles. En estos partidos correspondientes a la tercera fecha de la Copa Libertadores, los equipos brasileños realizaron los cinco cambios optimizando al máximo la posibilidad de hacer ingresar a la cancha a gente descansada y con toda su energía.

Habrá que dejar en claro que los equipos bolivianos no solo perdieron por la cantidad de cambios que hicieron sus rivales, ya que los brasileños están en plena competencia en su país y se notó en la cancha, pero lo de los cambios no deja de ser un factor importante y a tomar en cuenta.

Los equipos que van del llano a la altura en los torneos de la División Profesional, en los torneos internacionales de la Conmebol e incluso en las eliminatorias pueden sacar buen redito a este aspecto. En octubre, Argentina visitará a Bolivia en La Paz por la fase clasificatoria al Mundial Catar 2022 y podrá cambiar casi la mitad de su equipo durante el encuentro.

Jorge Flores, que fue presidente de la comisión médica de Blooming, también de la academia Tahuichi Aguilera, además de la comisión del doping de la FBF y de la comisión médica de la FBF, junto al especialista en estadísticas Juan Pablo Suárez hizo un estudio hace casi 15 años de los efectos de la altura en los jugadores de los equipos visitantes que van del llano.

Planteaba que para compensar la desventaja de jugar en la altura debería permitirse cinco cambios a los equipos visitantes, pero su teoría no surtió efecto pese a que llegó hasta la Conmebol y la misma FIFA. Ahora la cosa es diferente y cree que la balanza estará un poco más equilibrada en la altura no solo en partidos internacionales sino sobre todo cuando los cruceños vayan a jugar en ciudades con altitud considerable de nuestro país.

Flores sostiene que evidenció que los futbolistas que no están adaptados a la altura sufren una desventaja del 20% en el aspecto fisiológica y fisiopatológica. O sea, jugar un partido con una desventaja del 20% en el plano aeróbico, anaeróbico, entre otras cosas.

“Estudiamos 3.500 partidos de la Liga (ahora División Profesional) y concluimos que los últimos 10 minutos del primer tiempo y los últimos 15 del segundo tiempo son los más difíciles para los deportistas no adaptados y que ese 20% de diferencia permite a los locales ganar el 80% de los puntos en juego”, dijo Flores.

“Esa tesis de alguna manera se confirma con los resultados que ya se están comenzando a darse en la Libertadores y algo más, la frecuencia cardiaca de un jugador no adaptado a la altura es 20% más alta con relación al adaptado, eso quiere decir que en un ‘pique’ el adaptado llega a 120 o 130 de frecuencia cardiaca, pero en uno que no está adaptado llega a 160 e incluso a 180, entonces el futbolista se siente mal y para de correr”, agrego Flores.

Recuperación y oxigeno extra

Juan Yucra, que fue preparador físico de Blooming, Oriente, Bolívar, The Strongest y Wilstermann, y actualmente es director de la carrera de la Actividad Física de la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno, también coincide en que la modificación transitoria emitida por la FIFA, respecto a los cinco cambios favorecerá a los visitantes por el tema de la recuperación y el oxígeno extra de los suplentes que entrarán en pleno desarrollo del juego.

“Proteger la salud de los atletas en este periodo especial de salud mundial es aplaudible, cuando los futbolistas nacionales no tienen ritmo de competencia ni periodos de preparación precompetitiva específica. En la alta competencia la voluntad no basta, además se tiene que crear opciones de gol. Por lo tanto, los equipos visitantes serán los favorecidos con la norma de los cinco cambios”, dice de forma contundente Yucra, quien recuerda que eso ya se vio en los partidos de Wilstermann y de Bolívar la semana pasada.

El exfutbolista profesional y actual director técnico de Aurora, Julio César Baldivieso, opi-na en la misma línea que Flores y Yucra. “Los cinco cambios van a beneficiar mucho a los que van del llano a la altura, les va a venir muy bien, ya sea en el campeonato local o a nivel internacional, por cuanto el oxígeno que ellos puedan tomar va a ser fundamental. En el caso de la selección, Argentina siempre ha tenido temor de la altura y habría que recibirla con un equipo bien aclimatado como se lo está preparando al equipo nacional”, expresó.

Otro estudio

Para finalizar Jorge Flores agregó que hizo un estudio junto a otros médicos de Sudamérica y Europa, que se publicó en 2007, en le revista British Medical Journal de Inglaterra, en la que exponía que a los equipos les iba mejor mientras lleguen con más antelación a un partido en ciudad de altura.

“Estudiamos 1.500 partidos y descubrimos que los que llegaban el mismo día recibían más goles y perdían más partidos, los que llegaban un día antes recibían menos goles y perdían menos y los resultados mejoraban a medida que llegaban con más días de anticipación a un partido en altura”, finalizó Flores.