Escucha esta nota aquí

El sindicato mundial de jugadores de fútbol (Fifpro) lamentó este miércoles que el francés Benjamin Pavard no fuese sustituido después de recibir un golpe en plena cara por parte del alemán Robin Gosens el martes en partido de la Eurocopa.

"Fifpro está en contacto con la UEFA para saber por qué la carta de conmociones cerebrales no fue aplicada, y por qué Benjamin Pavard no abandonó el terreno de juego", indicó el sindicato en Twitter.

Cuando había transcurrido una hora de partido y Alemania perdía 1-0, Gosens llegó lanzado al área francesa y su muslo impactó con el rostro del lateral de los 'Bleus'.

Pavard se fue al suelo ante la violencia del golpe, y su cabeza sufrió un segundo impacto contra el suelo. El jugador pudo sin embargo ponerse en pie, y luego de varios minutos de evaluación pudo continuar en el partido.

El defensor del Sevilla Jules Koundé había comenzado a realizar ejercicios de calentamiento, mientras que el seleccionado de los 'Bleus' Didier Deschamps podía realizar aún cinco sustituciones, pero Pavard finalizó el encuentro sobre el césped.

"Me llevé un buen golpe. Estuve un poco KO durante 10 o 15 segundos, después fue a mejor", explicó el jugador a BeIn Sport después del partido.

Fifpro aludió a una serie de recomendaciones sobre el tratamiento de las conmociones anunciadas el sábado por la UEFA, después de conversaciones con los médicos de las 24 selecciones presentes en el torneo.

La decisión de retirar o no a un jugador corresponde en efecto a cada selección, ya que el reglamento de la Eurocopa no impone ninguna conducta reglada en caso de golpes en la cara o cabeza.

"Confirmamos que si un jugador de nuestro equipo es sospechoso de haber sufrido una conmoción cerebral, será inmediatamente retirado del terreno de juego, sea en un entrenamiento o en partido", establece la nueva carta.

Toda dificultad reside pues en la evaluación de "sospechoso" de conmoción, realizada sobre el césped inmediatamente después del incidente, mientras que los síntomas de un golpe en la cabeza pueden manifestarse con retraso.

Habitual en numerosos deportes como el rugby y el boxeo, pasando por el ciclismo, este problema dio lugar a una serie de recomendaciones internacionales de expertos citados por la FIFA.

Según esos consejos generales, "el examen inicial" del jugador es sólo una primera etapa, y ese diagnóstico "debe ser confirmado en las 24 a 72 horas siguientes al incidente (...) por un especialista en conmociones cerebrales".

Comentarios