Escucha esta nota aquí

Fiscales del Ministerio Público de  Cochabamba, con apoyo de la Policía, allanaron este martes el edificio de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) en ese distrito. Lo hicieron como parte de la investigación que se le sigue a cinco miembros del comité ejecutivo del ente matriz del balompié nacional por el desacato al fallo constitucional que reconoció a Robert Blanco como presidente interino de la Federación.

El acto tuvo lugar la mañana de este martes, cuando los administrativos de la FBF estaban en plena actividad.

La medida se tomó porque Marcos Rodríguez, Rolando Aramayo, Lily Rocabado, Jaime Cornejo y Antonio Decormis desobedecieron la resolución del Tribunal Constitucional de  Santa Cruz que data del pasado 18 de agosto y que ante el incumplimiento de los demandados, Blanco acudió nuevamente a un Tribunal de Garantías, que derivó el caso al Ministerio Público.

A fines del mes pasado, la Fiscalía de Santa Cruz citó a cada uno de los demandados para que declaren sobre esta investigación, sin embargo no hubo respuesta alguna y el desacato derivó en el allanamiento de la FBF y en una orden de aprehensión contra Rodríguez, que el lunes fue buscado por la policía en el hotel donde concentra la selección en La Paz.

Al respecto, el dirigente pandino explicó que no es delincuente para que el Ministerio Público proceda de esa manera y dijo que no se presentó a declarar porque el 10 de octubre recién le llegó la notificación.

Aramayo lamentó estas medidas de la justicia ordinaria y adelantó su defensa ante la injusticia contra el comité ejecutivo y en especial contra Rodríguez, a quien avala la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) como presidente de la Federación porque se adecua a las normas del estatuto federativo.