Escucha esta nota aquí

“La altura nos da una ventaja de un 35 por ciento sobre nuestros rivales del llano”, admitió el lunes el presidente de Bolívar, Marcelo Claure, mientras presentaba su Plan Centenario. Sus declaraciones confirman lo que ya habían expuestos varios profesionales en salud desde hace tiempo sobre un controversial tema.

El médico Jorge Flores Aguilera dijo a DIEZ que los clubes cruceños deben pedir campeonatos regionalizados  para enfrentarse con sus rivales de altura en una última fase. “Las declaraciones del señor Marcelo Claure, al cual yo admiro mucho, pueden servir como argumento para volver a jugar campeonatos regionalizados”, sostuvo.

Flores fue miembro de la comisión médica de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y representante boliviano en la comisión de dopaje de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Actualmente es asesor médico de la Academia Tahuichi y de Blooming.

“Tenemos que hacer algo por el Fair Play en el fútbol boliviano. Actualmente es como si los futbolistas del llano jueguen con las piernas amarradas y eso no puede seguir así. Esnecesario y urgente que se disputen los campeonatos regionalizados”, remarcó Flores.

Plan B, C, D…  

 Otra de las opciones, según Flores, es que los clubes cruceños cambien sus sedes a ciudades como La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Sucre o Potosí. “Tienen que irse a vivir a la altura para jugar en igualdad de condiciones. Les va a salir mucho más económico. Lo vengo diciendo en Blooming hace 25 años”, resaltó.

Si es que no optan por el traslado a las ciudades de altura durante el torneo, deben viajar a la sede de los partidos al menos tres días antes. “Eso se llama adaptación parcial a la altura, la hemos hecho con Blooming. Una vez lo hizo Sport Boys de Warnes y salió campeón en ese torneo”, agregó Flores.

La última opción que plantea Flores es que el calendario sea organizado para que los equipos del llano no suban a la altura y bajen frecuentemente, sino que disputen todos sus partidos de visitante en forma consecutiva. “Los dirigentes cruceños tienen que buscarle una solución (a una competencia desventajosa)”, agregó.

Para Flores, la desventaja que mencionó Claure tiene mucho que ver con la crisis del fútbol cruceño y las reducidas posibilidades de que sus equipos conquisten los campeonatos bajo el sistema de todos contra todos, como el que viene aplicándose en la División Profesional.

Marcelo Claure aseguró que: “la altura nos da una ventaja única de competir de igual a igual con cualquier otro gran club. Los primeros estudios con el doctor Iñigo San Millán (desde 2008 trabaja en un centro de medicina deportiva en Denver, Colorado) demuestran que un equipo que juega a 3.600 metros sobre el nivel del mar, tiene una ventaja deportiva de un 35 por ciento. Es decir, es como jugar en casa once contra siete jugadores. La diferencia es muy grande y la tenemos que saber aprovechar. Por eso la altura nos permite soñar en grande”.  

Comentarios